Relaciones con personas egoístas: pasé por eso, y ahora?

Si aprendemos a amarnos, conseguimos amar al otro verdaderamente. Agradar, preocuparse y sacrificarse no es amar.

Sí! relacionarse con personas con características egocéntricas puede ser muy desafiante. Al comienzo no te das cuenta y crees que es bueno tener una persona decidida a tu lado. Además, estás tan apasionada que no te importa satisfacer las peticiones del amado o de la amada. Es sólo otra forma de agradar y retribuir toda esa pasión que sientes.

Pero, a lo largo del tiempo, es fácil acabar perdiendo en esa dinámica donde siempre quien cede eres tu. Al mismo tiempo viene la frustración y te sientes constantemente descuidado. Y vas a aguantar y comprender, pero llega una hora en que sacas las frustraciones hacia fuera, y muy probablemente la persona con el perfil más egoísta acaba abandonando el barco después de unas discusiones. Después de todo, por lo general no cede y no quiere problemas para el lado de ella.

Al final, acabas quedándote triste y te sientes usada, cansada, desvalorizada, incomprendida y perdida.

Si eres del aquel tipo de persona que suele llevar el otro bastante en consideración a la hora de tomar decisiones, o te preocupas mucho por el bienestar de las personas, ya debes haber pasado por una relación de estas . También las personas con cualidades empáticas, tienden a entrar en ese tipo de relación. Parece muy injusto que una persona así sufra con alguien que nunca piensa en el otro, ¿no es así?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"