Quien nos lastima, no nos ama

Una de las verdades más claras de la vida es esa: las personas que nos aman no nos lastiman.

A pesar de ser fácil comprender lo que eso quiere decir, muchas veces no conseguimos aplicar esa sabiduría en nuestras relaciones.

En muchas situaciones, permitimos que los sentimientos tomen el control de la situación y quedamos ciegos, perdonando una y otra vez a la persona, permitiendo que ella siga haciéndonos mal.

No es fácil aceptar que la persona que está de nuestro lado hace tanto tiempo es exactamente la que más nos duele.

No es fácil aceptar que pasamos años de nuestras vidas dedicadas a una relación que sólo nos traía motivos para querer estar solos, y nos mostró que no siempre la reciprocidad es conquistada, por más que lo deseemos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"