Quien no te valora, no te merece

“Aprende a obsequiar tu silencio a quien no te pide palabras y tu ausencia a quien no valora tu presencia”.
Una de las palabras más difíciles de entender es ‘amor’. Pero algo que sí podemos asegurar y que deberíamos tener tatuado en lo más profundo de nuestro ser es que quien te lastima, no te quiere. Sin justificaciones, nadie que quiere a otro le hace daño ni le ocasiona lágrimas.

En las relaciones de pareja, es difícil detectar el maltrato psicológico, ya que no es tan ‘visible’ como el físico, pero debemos estar alertas y tener los recursos necesarios para evitarlo, y si no hemos podido evitarlo, para poder salir de ahí.

La dificultad de no saber ver o no saber reaccionar ante diversos tipos de maltrato se debe a que nos educaron con la idea de que, para mantener una relación de pareja “hay que aguantar, hay que ceder y hay que tragar”. Esto no es cierto, y nunca debería ser así.

La comunicación y la reciprocidad son dos pilares esenciales en los que debe basarse toda relación saludable.
En algunas ocasiones, durante el transcurso de nuestra vida, tenemos relaciones afectivas que comenzaron con mucho amor y se transformaron en una relación con falta de límites, y la relación se vuelve dañina y dolorosa.

Cuando estás en una relación amorosa con una persona que no te aprecia por lo que eres, entiendes que quien no te valora, no te quiere, pues no te da el lugar que te mereces por el simple hecho de ser una persona valiosa, ni te brinda todo lo que una relación requiere, como la entrega, el amor, el respeto, la fidelidad y la lealtad.
No puedes anteponer tu felicidad tratando de complacer las expectativas de otras personas, que toman cada relación como una competencia donde quien más da es quien tiene más poder para manejar los sentimientos del otro. Estas personas se aprovechan de quienes tienen baja autoestima para manipular por medio del desprecio y controlar a su víctima.
Nadie puede hacerte daño si tú no lo permites. Que alguien te valore, ame y respete depende de ti, pues el valor, el amor y el respeto empieza en uno y el único y verdadero amor de tu vida eres tú mismo, por lo que debes dejar de buscar en los demás lo que siempre has tenido en tu interior. Solo fortaleciendo tu amor propio, lograrás entender que no te merece quien no te valora, y que esa persona debe salir de tu vida inmediatamente.

Las relaciones comienzan con esperanza, empezamos una nueva vida junto a la persona que amamos, has encontrado a tu mejor amigo, al amor de tu vida, y pones tu alma al descubierto. Vivimos cada día con alegría, con fe de que lograremos algo más, y creemos que todo es perfecto: nuestra relación, nuestra pareja, nuestra vida, por fin, todo encaja.
Cuando los sueños dentro de una pareja se ven destruidos por actitudes de desprecio hacia ti, te das cuenta que todo se va rompiendo y te sientes impotente. Tu pareja nunca está para ti y la tristeza se empieza a apoderar de tu espacio emocional. Lo más triste es permitir que atropellen tu dignidad con insultos, menosprecio y humillaciones.
Algunas características de alguien que no te valora son:
– Le provocas fastidio la mayoría del tiempo que pasan juntos,
– No desea tener intimidad,
– Te humilla con palabras crueles y te menosprecia,
– Te manipula con amenazas.

– Te insulta y te critica por cualquier motivo. Nada de lo que haces le gusta, ni tu forma de vestir, ni la manera en que hablas.
– Siempre te culpa de las situaciones difíciles,
– Descarga toda su tensión contigo,
– Es agresivo y violento, tanto física como emocionalmente, cuando pierde el control,
– Es materialista y no valora los pequeños detalles,
– Nunca pide disculpas cuando ha sido cruel contigo,
– Nunca agradece ni valora de corazón todo lo que haces por él, todo el esfuerzo, tiempo y dedicación en sus cosas,
– No acepta que le hagas ningún reclamo,

– Siempre tienes que buscarlo para pasar tiempo juntos,
– Disfruta las fiestas y tomar con sus amigos, pero cuando tú lo invitas, siempre tiene una excusa para no hacerlo.
Es probable que muchas de estas actitudes negativas sean parte de tu realidad y sigas permitiendo que pisoteen tu dignidad por miedo a la soledad, por apego emocional o por una obsesión.

Independientemente de cual sea la razón por la que permanezcas en una relación destructiva, es necesario que pidas ayuda para poder alejarte de esta persona y que entiendas que es mejor estar triste por una separación, que pasar el resto de la vida viviendo en una relación agresiva y tóxica que cada día disminuye tu autoestima y amor propio.
No te culpes por esto, considera que fue un error y que elegiste a la persona equivocada, ahora debes hacerte responsable de tu vida e ir recobrando tu valor personal, pues no es momento de hacerte la víctima, sino de reconocer que aceptaste una situación que comprometía tu libertad emocional.
Hay muchas formas de amor y no todas ofrecen auténtica felicidad. Hay quien ama porque teme quedarse solo, otros se aman únicamente a sí mismos y hay quien confunde el amor con dominación y posesión.

Hay relaciones que debemos dejar atrás por necesidad emocional y física, lo cual no siempre es fácil, pues tienes un nivel de dependencia elevado. Para empezar, hay que darse cuenta de que estás con alguien que te lastima y que alguien que ama de verdad no confunde el respeto y el cariño con la agresión y el desprecio. Nadie puede ni tiene el derecho de insultarte, no lo consientas, no permitas que en nombre del amor te hagan pedazos.

No tienes que vivir una vida así, no eres cualquier cosa, eres mujer creadora de amor, de bondad y tropezar con este tipo de personas sólo te hará mal. Tú misma debes retirarte de su vida, te mereces un buen amor, una buena relación, no tienes que soportar todos los días el dolor de tu corazón.
Tu felicidad está lejos de la persona que te hace daño. Protege tu corazón, tu vida y tu dignidad. Pide apoyo a tus familiares, amigos y profesionales, si es necesario. Es preferible una soledad tranquila que una compañía que lastima. Eres una persona valiente y capaz de romper con esos vínculos que te hacen daño. Mereces y debes ser feliz, para eso vinimos a este mundo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"