Quejarse causa estrés y dolores crónicos

La palabra queja puede tener varios derivados, como por ejemplo: lamento, desacuerdo, reproche, entre otras. Es siempre una forma de demostrar insatisfacción acerca de algo o alguien, encontrando siempre sus defectos. Lo peor de todo es que el quejoso vive enfocado en los problemas, como si existiera una razón que justifique el hecho de quejarnos de todo. Sea cual sea el motivo, justificable o no, el hecho de vivir quejándonos, como un hábito, es señal de que tenemos una personalidad débil.

Increíblemente el acto de quejarse es algo que muchas personas no pueden controlar y eso termina traduciéndose en un resultado negativo en todo ámbito.

¿Por que tenemos que quejarnos de todo? Sin duda, si la queja existe es porque también forma parte de la naturaleza humana, no hay nada malo en ello, sin embargo cuando vives quejándote de todo, cuando lo tienes como un mal hábito, cuando empleas tanta energía en eso que ya no te queda para otras cosas, ahí sí se convierte en un verdadero problema. Debes saber que vivir con mucho estrés, y sumarle a eso la ansiedad de las quejas constantes, puede terminar produciendo principalmente dolores crónicos y otros padecimientos.

Lo que llama la atención acerca de emitir nuestras quejas, es que normalmente no lo hacemos estando solos, siempre necesitamos a alguien que esté escuchándolas, cargando ese peso sobre sus hombros. Sin duda que para esas personas tampoco es productivo escuchar quejas de otros permanentemente, así que es preferible dejar de hacerlo, pero ¿cómo evitar quejarte siempre?. (Seguí leyendo)


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"