Que tu teléfono y las redes sociales no arruinen tus vacaciones

Las redes sociales han llegado para quedarse y cambiar definitivamente la vida de relacionarnos con los demás y con el mundo.

La gran pregunta es: ¿para bien o para mal?

No son pocos los que afirman que Instagram, Facebook y Twitter arruinan la existencia de las personas. Según un estudio dado a conocer por Expedia, en una encuesta realizada a 2.000 personas, 10 % de ellas confesó tomar al menos 15 fotos en una misma pose hasta obtener una que les gustara, lo que definitivamente les quitaba tiempo de disfrutar del lugar donde se encontraban.
En ese sentido, muchos podrán olvidarse de su cepillo de dientes y hasta de algún documento cuando viajen, pero jamás dejarían su teléfono.

No solo en el trabajo

Podemos decir perfectamente que muchísimas personas están más pendientes de su celular que de lo que ocurre a su alrededor: un caso extremos serían aquellos que por ir mirándolo caen en un pozo mientras caminan y más comúnmente, los que no miran a la persona con quien están hablando por estar “prendidos” a la pantalla. Este fenómeno afecta no solo en la temporada laboral: Uno de cada 4 encuestados en el mismo estudio dijo estar más al pendiente de su teléfono celular cuando estaban de vacaciones que en días ordinarios.
Esta verdadera adicción a las redes sociales toma algunos extraños ribetes: ahora existe un servicio en línea que se encarga de publicar fotografías programadas, mientras los usuarios “disfrutan de sus vacaciones”. Para no sentirse conectados todo el tiempo, los interesados seleccionan sus mejores fotos, tomadas mientras se encuentran en algún lugar lejos de casa.

Con esto se consiguen dos objetivos: hacerle saber a todo el mundo que la están pasando súper bien, pero simultáneamente gozar de estar “desconectados”. De hecho, un 83% de los españoles considera que el celular es imprescindible para sus vacaciones, incluso por delante del cepillo de dientes, el maquillaje o los implemento para afeitarse, según un estudio presentado por el fabricante de computadoras Asus. Un 18% de los encuestados afirmó que es el primer objeto que ponen en la lista de viaje, antes de la ropa y el calzado.

Los usos

En el estudio de Expedia se conocieron otros datos interesantes sobre las conductas de los viajeros y cómo manejan sus teléfonos cuando viajan. Por ejemplo, se descubrió que en promedio, una persona gasta 9 horas de una semana posteando, ya sea escribiendo o subiendo fotografías, en sus redes sociales. Además, el 44 % dijo que, luego de sus vacaciones, sintió que Internet arruinó gran parte de su estadía.
Por su lado, la empresa mexicana Lanix realizó una encuesta para conocer cómo usan el celular las personas, en sus vacaciones.
Todos los encuestados dijeron que llevan consigo el smartphone en sus vacaciones, ya sea que viajen o que se queden en su casa. Además, el teléfono inteligente está en el top 5 de elementos imprescindibles al salir de paseo.

Estos son los usos que le dan a su equipo en las vacaciones:

1. Cuando viajan con amigos, utilizan varias aplicaciones y el GPS para encontrar lugares donde reunirse, visitar y conocer.

2. Escuchar música, ver series y películas, llamar a sus contactos y revisar las redes sociales, es otro uso del teléfono en las vacaciones.

3. Si la salida es en familia, el uso que más le dan a su celular es tomar fotografías del lugar en el que están y compartirlas en sus redes sociales, además de chatear, llamar, revisar redes sociales y enviar correos electrónicos.

Fotos y más fotos

Un apartado especial merece el tema de las autofotos o selfies.
Muchas personas revelaron que al publicarlas en sus redes sociales, se aseguraban de no perderlas y tener siempre el recuerdo de los momentos que habían pasado. En el mismo sentido, un estudio de la Universidad de California reveló que las selfies volvían a las personas más felices. La encuesta fue realizada a 41 estudiantes universitarios, quienes dijeron que tomar fotos de sí mismos, con amigos y realizando actividades que les apasionan, los hacía sentirse más positivos respecto a sus vidas que quienes no lo hacían. Algunos estudios también revelaron que publicar los estados de ánimo con amigos y familiares crea un vínculo de emociones y de experiencias.
En otras investigaciones, se descubrió que la tendencia a hacerse selfies puede esconder sentimientos de baja autoestima y una necesidad de sentirse aceptado. Incluso, estas personas sienten angustia cuando sus fotos no alcanzan un determinado número de “me gusta”. Dentro de lo positivo, llevar un registro de lo vivido es una buena manera de conocerse y de registrar los cambios que atravesamos a lo largo del tiempo.

Lo positivo

Por supuesto, bien utilizado el smartphone puede ser un gran aliado en tus vacaciones. Comenzando con el planeamiento, puedes utilizar infinidad de aplicaciones para saber horarios de colectivos, trenes o aviones, buscar y reservar hospedaje, contratar remises, etc. Podrás también mantenerte informado, ponerte al día con tus series o películas o analizar las charlas y conferencias que tenías pendiente. Las aplicaciones que traducen otros idiomas y las clásicas de posicionamiento pueden resultarte muy útiles. Ante algún inconveniente, puede ser de inestimable valor para obtener orientación o ayuda.

Lo que se pierde

Si bien nuestro smartphone ha pasado a ser para muchos una especie de extensión natural de su cuerpo, es necesario tener algunas prevenciones con su uso. Por ejemplo, pasar todo el día en el teléfono solo para hacerse visible de una manera superficial y “ganar likes”, no es la mejor idea de disfrutar un viaje. Reportar a cada minuto la ubicación, lo que se está comiendo y bebiendo, hace que la experiencia se empobrezca de muchas maneras. Millones de colores, olores, rostros, palabras que están presentes en el momento, se pierden mientras se abre una aplicación, se selecciona una foto, filtrarla y publicarla con un emotivo mensaje. Como todo en esta vida, lo ideal es encontrar un equilibrio y que el celular sea una herramienta, no un fin. Si hace que no prestes atención a las personas que tienes enfrente y no disfrutes de la situación que estás viviendo, se vuelve nocivo.
Si por cuestiones laborales debes atender tu teléfono aunque estés de vacaciones, trata de organizar horas en las que puedas desconectarte y disfrutar tu tiempo libre.

Las vacaciones no solo son un derecho, sino algo imprescindible para tu salud: aprovéchalas en forma.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"