¿Qué tan cierto es que él está confundido?

“No hay un tiempo de amar, amar es tiempo…”, rezan los versos del poeta José-Luis Appleyard, quien acertadamente intenta graficar que para el amor no hay un momento ni un espacio, simplemente sucede o no sucede. Él sabe si quiere o no estar en esa relación. Cuando él te pide ese “tiempo para pensar”, en realidad ya lo ha pensado todo y tomó su decisión de irse, pero tal vez no quiera dar el primer paso y busque que tú lo hagas. No pretendas mantener el hilo de una relación que acabará soltándose por el lado más débil y vulnerable: tú. Frases como, “no estoy listo para esto”, “te mereces alguien que te adore”, “no eres tú, soy yo”, ¿te parecen conocidas? Si ese es tu caso, aquí te contamos de qué se trata.

Preferir que tú creas que es una víctima de las circunstancias es el primer síntoma de esa búsqueda de justificaciones a flor de piel que comienza como un extenso pedido de disculpas que nunca acaba hasta convencerte de ello.

Una relación siempre es de a dos. Esa premisa es la que nunca debes olvidar, pues si todo comienza de a dos, algo pasó en ese proceso de entendimiento de la pareja que no funcionó. La búsqueda de los finales perfectos suele ser infinita, pero lo cierto y concreto es que no hay manera agradable de terminar una relación, siempre una de las dos partes es la que se lleva el golpe, pretender salir ileso es casi una utopía.

Puede que en este afán, ellos intenten quedar libres de culpa y pena recurriendo a la estrategia de la redención y de mostrarse débiles ante los ojos de la sensibilidad femenina y una de las llaves para lograrlo es manifestarse confundidos.

Pero, ten presente que, ellos no están confundidos, ya tomaron la decisión, pues saben lo que quieren y no es precisamente empezar de nuevo o volverlo a intentar.

Cuando el tiempo apremia y eres siempre postergada, no eres prioridad para él

No eres su prioridad, no tiene tiempo para ti, tus planes no le interesan y si salen sientes que está incómodo o ya tiene ganas de irse cuando están en el mejor momento. Ha perdido el interés. Es claro que la relación que tiene contigo no es el lugar en el que desea estar. Simplemente, no insistas.

Cuando la flecha de Cupido de verdad echó raíces profundas en el corazón, el amor se siente y se nota. Son los hechos, las actitudes las que lo dicen todo, eso que hace que ambos congenien y casi como en un puzle, una pieza encaje con la otra. Si esto no existe para ti, entonces, no te arriesgues a perder la oportunidad de sentir un amor de verdad.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"