¿Qué son las relaciones “adultescentes” y cómo saber si estás en una?

Qué hacer si te encuentras con una pareja de treinta, cuarenta años teniendo una relación como la de dos adolescentes, o mejor dicho “adultescentes”?

Las relaciones “adultescentes” son relaciones por supuesto formada por dos personas, puede que ambos sean adultescentes o solo uno de ellos.

Pero que significa “adultescente” o que característica tiene la persona con ésta descripción? Bueno, se trata de mujeres y hombres que adoptan un estilo de vida atribuible a la adolescencia ya sea en su forma de vestir, o su manera de hablar, jugando e intentando tener su cuerpo, en una edad cronológica que ya debería corresponder a la adultez.

La sociedad actual envía mensajes todo el tiempo sobre lo importante que es el éxito relacionado a la capacidad de obtener cosas y la apariencia juvenil, es decir vivimos en una sociedad que no nos estimula a madurar.  Se nos trasmiten continuamente valores en los que predominan lo inmediato y se fomenta el narcisismo. Todo ésto provoca también una falta de compromiso, tal como en la adolescencia, en donde rehuímos de las responsabilidades.

Pueden que en la vida profesional o incluso como padres lleven una vida adulta pero que en las relaciones de pareja se comporten como adolescentes. Todos hemos pasado por esa etapa por lo que sabemos de que se trata, y que una de sus principales características es la inestabilidad, el egocentrismo y el drama‼!
Por lo que en una relación “adultescente”, el principal ingrediente es el “drama” y mucho ! al ser una relación de adultos con el aporte de una relación adolescente presenta una importante carga de pasión, mucha diversión, poco compromiso y por encima de todo, mucho drama. 

Un dia nos amamos, hacemos planes juntos, fotos y mensajes en que viviremos juntos por el resto de la vida, para al otro dia cambiar el estado en facebook a : soltero o borrar todas la fotos, enviar mensajes subliminales para después de unos dias postear de vuelta que ya estamos juntos y mejor que nunca.
Las redes sociales tienen mucho que ver, en que sentido? En el que es una herramienta que exhacerba toda esa pasión e inestabilidad que para que pueda ser aún más dramático y que debe ser vistas por todos.

Debemos ponernos a analizar si éste tipo de relación nos satisface o no, a veces es muy díficil salir ya que al tener tanta carga pasional nos genera como una adicción, y hace que las mantengamos porque nos sentimos compensados de a ratos.
Puede que el que aporte la parte adolescente sea el otro o seas tu, por lo que reflexionar un poco sobre eso no estaría mal. A continuación pondremos una lista de conductas que podrán ayudarte a identificar.

– Son egocéntricas, solo piensan en sus necesidades y como satisfacerlas. Emplean estrategias emocionales propias de la infancia: rabietas, chantaje, “si no hacemos esto me voy a sentir tan mal… y por tu culpa. A pesar de parecer personas fuertes y seguras necesitan bastante atención a nivel afectivo ya que esto les genera inseguridad. 
– Al ser egocénticos e inseguros se vuelven posesivos, sienten celos excesivos y quieren tener el control de sus pareja revisan sus teléfonos y sobre todo las redes sociales en donde buscan cualquier mínima cosa que les sirva para crear “drama”
– No aceptan que ciertas etapas de la vida ya pasaron y creen que la mejor etapa fue la adolescencia por la ausencia de responsabilidades, en donde la máxima preocupación era donde ir de fiesta. Un ejemplo buscan alguien que les siga esos pasos pero solo gente que tiene diez años menos que ellos, puede salir todos los jueves, ya que alguien de 40 años y con un horario que cumplir al día siguiente no se prestará a eso.

– Responsabilizan siempre al otro, son incapaces de ser un soporte para su contraparte cuando pasan por una situación difícil, y siempre toda la culpa es de cualquiera menos de él.


– Evitan las confrontaciones y los conflictos cuando no son iniciados por ellos, . Son incapaces de comunicarse de manera adecuada, y ante la aparición de un problema que les genera malestar emocional, o que no les resulta agradable, que no les haga sentir bien o no les gusta, lo evitan, buscan la evasión (se encierran en sí mismos sin querer hablar del problema) o quieren alejarse.
– Y por supuesto: la falta de compromiso, con ésto no nos referimos a casamiento, ni hijos, sino al compromiso con el otro, de que cada uno aporte su grano de arena, a que se piense en las necesidades del otro también.

En este tipo de relaciones los ratos malos, las discusiones son verdaderamente malos. Pero como estamos en una relación caracterizada por la intensidad los ratos buenos también son muy buenos.

Y entonces pasa que nos enganchamos, que nos quedamos por los buenos momentos que son muy buenos, hasta que aparece otro drama. Ahora la pregunta .. tiene todo ésto un buen pronóstico?
Para que una relación funcione debe haber intimidad, compromiso y pasión, cuando hablamos de intimidad nos referimos a esa complicidad de mejores amigos, a esa confianza en el otro, a compromiso nos referimos al comprometerse a hacer feliz al otro, a tratar de entender el punto de vista de la otra persona, y a la pasión, no sólo física a nivel sexual, sino a esas ganas de querer estar con la otra persona, de compartir pasiones, de admiración mutua.

En el amor y en las relaciones éstas características deben ir concatenadas, es decir, si tenemos intimidad y compromiso pero no pasión seríamos como buenos y simples amigos pues no hay deseo, no hay fuego no hay lo que tiene que haber. Y si todo lo que tenemos es compromiso, sin pasión, sin complicidad de amigos,lo que tenemos es una relación monótona y vacía.

Ten en cuenta como para poner las cartas sobre la mesa y ver lo que verdaderamente te hará feliz y recuerda que también existen profesionales dedicados a éstos temas que pueden ayudarte.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"