¿Qué significa trabajar en una relación y en qué momento es oportuno hacerlo?

Llevar adelante una relación que perdure en el tiempo no es una misión fácil. Es el desafío al cual se enfrentan todas las parejas. Atravesar las pruebas de fuego que impone el amor, es un arte que se aprende y se trabaja de a dos. Dicen que al amor hay que alimentarlo todos los días para que nunca muera, del mismo modo en que las plantas necesitan regado diario para sobrevivir. De eso se trata el trabajar para que la llama del amor perdure en la relación. No hace falta esperar llegar al límite. Todos los días hay tarea que hacer. Te contamos el cómo y el cuándo.

El error más común que cometemos es dejar que las cosas pasen: las pequeñas peleas, los desacuerdos. Mientras tanto, la relación se desgasta y llega un momento en que todo explota y se dan las crisis. Ese no es el momento para empezar a trabajar en la relación. Debimos hacer bien los deberes mucho tiempo antes.

El proceso que implica la resolución de la crisis no es el momento propicio para trabajar en tu relación. Sucede que has dejado pasar el tiempo y que los problemas se fueronacumulando sin solución y ahora, en medio de una crisis, se padecen otro tipo de síntomas más graves y de más difícil solución para los cuales se debe aplicar otro tipo de tratamiento.

Nunca será lo mismo cuidar de esa relación a tiempo, como llegar a una crisis en la que todo es mucho más complicado.

¿Qué significa trabajar en la relación?

Cuando todo recién comienza, congenias con él, juntos construyen su propia historia, se buscan en los puntos comunes que los une y terminan tejiendo esa relación poco a poco. El periodo de encantamiento parece no pasar, pues lo miras y él no tiene defectos. Todo ante tus ojos es mágico mientras el corazón se va ensanchando rápidamente.

Pero el tiempo transcurre y puede convertirse en tu mejor aliado o en el peor de los tiranos.

Todo lo que traemos de nuestras historias recientes inciden en un nuevo comienzo. Más tarde o más temprano, lo que no hemos podido dejar atrás se nos revierte.

Ambos deben hacer lo que esté a su alcance por mantener su relación. Esto implica que entre los dos deben existir los puntales que hacen que la relación pueda sostenerse:confianza, sinceridad, comunicación, ya esterreno ganado si cuentan con ello como armas de primera mano.

Luego con cada situación que se presente, el más mínimo disgusto, deben hablarlo. Nada tiene que quedarse en el tintero, pues las molestias que se acumulan fluyen en cualquier momento y de la peor manera.

Pensemos en que el amor necesita mantenerse hidratado y nutrido con las atenciones que toda pareja debe darse mutuamente: trabajar en el afecto, la comprensión, mantener la llama encendida de la pasión, la magia. Pero nada se sostiene por si solo si no se hace un esfuerzo constante para que así sea. Si te molesta algo, díselo, si no te gusta cómo te trató o cómo te habló en tal o cual ocasión, díselo. No lo calles, ese es el principio de las grandes peleas. A veces, un pequeño rasguño puede abrir una herida profunda si no se sana a tiempo.

¿Cómo se trabaja en la relación?

Lo primero siempre tiene que ver con nosotras. Conocernos para saber cómo podemos reaccionar ante ciertas circunstancias. Todas tenemos un pasado, una experiencia de vida, ciertas creencias y costumbres, todo eso hace a nuestra personalidad e incide en nuestra manera de ver las cosas y en nuestro comportamiento.

Vemos a una nueva relación basadas en la experiencia que tenemos de la vida y de otras relaciones.

Es lo que tenemos que dedicarnos a revisar antes de comenzar una relación. Se trata de que todo comienzo sea un reiniciar la vida habiendo aprendido las lecciones del pasado, sanando heridas que deben quedar cerradas para poder abrir de nuevo el corazón.

Cerrar puertas, volver al camino, cargar la mochila solo con lo que nos hace bien, con la experiencia que nos ayuda a construir, mirar para adelante con las heridas cicatrizadas. Este es un proceso necesario para empezar de nuevo, sin que traslademos los miedos y las angustias a una nueva relación ni prejuzguemos a la pareja por lo que sufrimos en el pasado.

El trabajo en equipo

Cuando estás en una relación, ambos deben comprender que son un equipo y que para funcionar uno necesita del otro. Ambos deben aportar.

El compromiso es mutuo. De ambas partes y por igual deben comprometerse a trabajar por la relación. Si lo que buscamos es a partir de nuestras viejas experiencias construir algo nuevo sobre terreno seguro.

La comunicación fluida. Es fundamental que se tengan la suficiente confianza como para decirse lo que les molesta, lo que no nos gusta, todo importa, si algo les disgusta deben ponerlo sobre la mesa de diálogo desde el primer momento.

Siempre debes ver a tu relación como un aprendizaje. Cada nuevo amanecer es una oportunidad para aprender y otra posibilidad de volver a empezar.

El trabajo en una relación tiene que ver también con la capacidad de aceptación hacia la pareja. Por ello debemos estar seguras de qué tipo de relación es la que queremos, qué esperamos de esta nueva pareja. Cuando la expectativa es una y no es congruente con la realidad solemos desencontrarnos fácilmente.

Piensa que no basta con encontrar pareja, las relaciones se construyen y se trabajan para que el cimiento del amor sea lo suficientemente fuerte.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"