Que se hable en español para este señor es un problema.

La discusión, que tuvo lugar en un local de la cadena Fresh Kitchen en Nueva York, fue captada en video. Ahí se puede ver a un hombre amenazando con llamar a los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) tras escuchar a a dos empleadas hablando español con un cliente.

Un hombre neoyorkino fue grabado en vídeo mientras gritaba, dentro de un restaurante, a dos clientas y uno de los camareros por hablar en español. El suceso, que fue filmado por una de las afectadas, tuvo lugar cuando el hombre tuvo un ataque de ira y, tras escuchar hablar a las clientas con el camarero en su idioma nativo y dirigirse a ellos de manera violenta, llamó al encargado del lugar.

«Todo al que escucho está hablando español, él, ella y ella lo hablan. Esto es América, tus empleados deberían estar hablando inglés y no español», le dijo al encargado del restaurante el hombre.

La discusión atrajo la atención de otros comensales y el hombre añadió que esos hispanoparlantes viven de “su dinero” y de los servicios de bienestar social.

«Y seguro que no tienen documentación. Lo que voy a hacer es llamar a inmigración para que les echen de mi país», amenazó después, mientras el resto de clientes le increpaban su comportamiento.

Emily Serrano, la persona que grabó el vídeo, explicó a la cadena estadounidense ABC News que, tras anunciar que llamaría a la policía, el hombre tiró el sandwich que tenía en la mano sobre un mostrador alegando que «no daría su dinero a ese lugar». Cuando abandonó el lugar todo el mundo comenzó a aplaudir.

El vídeo, que ya cuenta con cinco millones de visualizaciones, fue subido a la red social Facebook por el marido de Serrano, con un comentario en el que afirmaba: «Mi mujer y su mejor amiga han experimentado en lo que se está convirtiendo América» y «La esclavitud terminó hace mucho tiempo».

¿Quien es?


Fue precisamente King quien se dio a la tarea de identificar al hombre involucrado en la discusión. Se trataría de Aaron Schlossberg, un abogado que dirige un despacho dedicado a temas de negocios y comerciales, y quien habría contribuido a la campaña presidencial de Donald Trump, según registros públicos.

Schlossberg ha participado en reuniones con grupos de simpatizantes de Trump durante manifestaciones de musulmanes con el fin de provocarlos.

“Odios mortales”


De acuerdo con la Policía de Nueva York, los crímenes de odio se han vuelto cada vez más comunes en la ciudad, con 671 de este tipo de delitos reportados en 2016 y 2017.

Expertos señalan que tal aumento coincide con la elección del presidente Donald Trump en noviembre de 2016.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"