¿Qué hacer si entre la pareja y los amigos no hay afinidad?

Tienes una nueva pareja, se lo comentas a tus amigos y llega el momento de la gran presentación. No siempre se logra la conexión esperada y puedes resultar ser la manzana de la discordia entre tu amigo de la vida y tu nuevo amor. La relación con los amigos verdaderos, es igual a la que llevamos con nuestros hermanos, solo que estos son hermanos que tuvimos la oportunidad de elegir. Parte de la naturaleza humana es que nos disgustemos y tengamos algunas peleas que generan distancias. Al calmarse la tormenta, el río retoma su cauce cuando los lazos de amistad son genuinos. El peor de los dilemas aparece cuando tenemos una pareja que no se lleva bien con nuestros amigos. Si quedamos en el medio del campo de batalla. ¿Qué podemos hacer?

¿Tu amistad pende de un hilo?


Estar en medio de confrontamientos constantes entre tu pareja y tus amigos es una encrucijada, un callejón que a veces parece no tener salida. Las balas vienen de ambos lados y para ti la balanza pesa igual de ambos costados si el afecto no es algo que se pueda dividir.
Toma nota de estos consejos prácticos para aprender a lidiar con estos puntos críticos en tu relación

Has un paréntesis para reflexionar


Cuando los conflictos entre tus amigos o aquel amigo de infancia comienzan a suscitarse con tu pareja y te empiezas a sentir asfixiada en medio de los “ida y vuelta” del tire y afloje permanente, apártate por un rato.
Busca un espacio que sea solo tuyo, donde en soledad y en calma puedas respirar profundo y analizar las cosas sin desesperarte.

Te será de mucha utilidad hacerlo para elaborar una lista de pros y contras y poner en la balanza de forma clara y precisa cada cosa que de ambos lados tiene de cierta y qué cosas no. Enfriarás la cabeza para echarle luces al asunto.

Analiza la posición de ambas partes, ubícate de un lado y luego del otro


Cada quien tiene su propia óptica de cómo son las cosas y creen tener la potestad de la verdad absoluta. Entonces, trata de ponerte en el lugar de cada uno de ellos.
Ponte en la posición de tus amigos, analiza su criterio, su punto de vista, intenta ver la situación como la ven ellos. Luego colócate en el lugar de tu pareja, piensa en lo que siente y en su manera de ver las cosas. Esto te servirá para poder tener una conversación con cada uno de ellos, a solas, para prestarles la debida atención con la mente abierta y con la capacidad de comprender lo que le sucede a cada uno con esta situación.

Busca que te escuchen y te presten atención


Si ya les has dado la oportunidad de oírlos, ahora te toca a ti. Pídeles que te escuchen atentamente como lo hiciste tú. Hazles entender que tú sabes lo que les está pasando, que te has puesto en su lugar y que comprendes como se sienten. Luego ábreles tu corazón, diles lo que realmente sientes, cómo te encuentras sin por ello prejuzgarlos ni culparlos de verte tan incómoda en tu posición central en medio de todos. Nada que se haga con el corazón en la mano puede resultar mal.

Nunca les muestres que estás de un determinado lado


Con tus amigos llevas años cultivando una hermosa amistad, algo que te llevó mucho tiempo construir y fortalecer. Con tu pareja pretendes avanzar cada vez hacia un futuro juntos. Ambas son personas importantes y muy amadas para ti. Jamás te sentirás cómoda estando de un lado o del otro.
Mantente objetiva ante el conflicto mientras sigues firme en tu postura de que cada quien ocupa un lugar muy privilegiado en tu vida y en tu corazón. Deja que ellos aprendan a entender tu posición y tu postura con respeto y que tu afecto por ambos no puede dividirse. No tienes por qué elegir entre ambos. Ellos deben comprender tu situación.

Trabaja la posibilidad de aproximarlos


Así como ellos encuentran motivos para pelear, recuerda que tienen un motivo muy importante para llevarse bien: tú. Aprovecha que eres tú quien puede lograr, con un poco de paciencia, que se integren y puedan al menos tener un trato más amable. Quizás no se entienden por qué no se conocen lo suficiente o porque se han hecho una idea de cada quien que no es la correcta.
Arma encuentros entre ellos, actividades amenas, siempre que previamente lo converses con ellos y les hagas entender que son importantes para ti. De esa manera estarán más dispuestos a intentarlo por ti. Quizás lleve un tiempo y no sea inmediato, la confianza es algo que se trabaja con el correr del tiempo. No te preocupes, si has logrado que tengan la voluntad de intentarlo es un buen indicio de que todo puede mejorar paulatinamente.

Si la incompatibilidad y las incongruencias entre ellos es mucha y a pesar de todos los intentos no logras que sean amigos entre sí, no te preocupes, solo deja fluir las cosas. No permitas que esa situación empañe ni tu amistad ni tu relación de pareja. Si son tus amigos de verdad y si tu pareja te tiene un cariño sincero, respetarán tus relaciones y tu espacio y deberán aprender a convivir con ello aun sin llegar a forjar una amistad.

Recuerda que no hay nada que con amor no seas capaz de conseguir.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"