Qué es la práctica sexual ‘teabagging’ y para qué sirve

 

 

Esta práctica sexual llamada ‘teabagging’ tiene mucho que ver con dar placer a tu hombre a través de sus testículos. ¿te contamos en qué consiste?

Bueno empecemos por el termino, que se traduciría como … ¿remojar el té? Pues bien, la practica consiste que te introduces en la boca los testículos de tu pareja, ¡siiii, eso mismo ¡exactamente igual que cuando mojas una bolsita de té en agua caliente, tu boca hace el papel de taza, y en lugar de té pues, un escroto.

La idea es que, como un condimento del sexo oral, tomes los testículos de tu pareja y con gentileza y te los metas en la boca, perooo primero debes conocer ciertas técnicas antes de intentarlo.

Como sabes Los testículos son una zona híper sensible y pueden ser una fuente de placer inagotable con tan solo acariciarlos o masajearlos. El primer paso para practicar el ‘teabagging’ tiene que ver con las caricias, pero con la boca

Pero ten presente que esta práctica no es para todos, muchos hombres se verán muy reticentes a la idea por temor a ser lastimados.

Pregúntale a tu pareja si se atrevería o le apetece probarlo. Hay hombres que no sienten placer con esta práctica y prefieren otras, probar cosas nuevas nunca está demás y puede aportar mucho a nuestra satisfacción sexual como pareja, así que convérsalo con tu pareja y pónganse de acuerdo.

 A algunos les encanta, otros lo odian

Definitivamente, como dijimos más arriba, no es para todos. A algunos hombres les dan cosquillas o incomodidad y prefieren no intentarlo, Sin embargo, otros aman la sensación y los ayuda a llegar a un orgasmo más rápido y mas intenso.  Los testículos son una de las zonas erógenas masculinas más potentes y la también la más ignoradas,  si no son adecuadamente estimulados pueden provocar, cosquillas, molestias y sensibilidad, logrando que la magia y diversión del sexo oral se pierda un poco.

Inténtalo despacio y con mucho cuidado a la vez mide la reacción de tu hombre. El chiste es hacer un poco de succión y usar tu lengua para acariciar con ritmo y pasión el área.

¿Como comenzamos?

 

 

 

Es recomendable comenzar acariciando suavemente el área para luego lamerla, esto te permitirá ver la reacción de tu pareja, si le genera placer puedes probar introduciendo los testículos completamente en tu boca, siempre siendo gentiles y cuidadosas en los movimientos, los testículos son muy delicados y un mal movimiento puede provocar mucho dolor.

Ten cuidado con los dientes

Es la regla #1 del sexo oral y también aplica para el teabagging. ¡No morder!, bueno esto resulta obvio, pero no está nunca demás recalcarla y más aún cuando estamos hablando de los testículos de tu hombre, evita escenas dolorosas.  El movimiento debe ser realizado por tu lengua y labios, jamás por tus dientes.

 

No olvides que habrá vello


Seamos francas, son muy pocos los hombres que se rasuran los testículos lo más común es que te encuentres un poco (o un mucho) de vello en el área. Le puedes pedir que se lo recorte si es algo que a él le encanta y a ti te incomoda, porque una cosa es ver el vello cuando tienes sexo con él y otra cosa es algo peludo en la boca.

Usa tus manos

 


Una de las posiciones más habituales para el teabagging es recostarte en la cama y que tu chico se hinque sobre tu cabeza. Esto deja libres tus manos para usarlas en su pene realizar la práctica como parte del sexo oral en general, combinándola con otras técnicas, puedes utilizar las manos para estimular la zona genital e incluso lubricantes de sabores para intercambiar caricias con estimulación oral,

Para provocar diferentes sensaciones combina los movimientos circulares de la lengua, con los mordisquitos y roce de los dientes y la fluidez de la saliva. En definitiva, juega y diviértete

¡Le va a encantar!

Disfrútalo

Suéltate y atrévete a disfrutarlo tanto como él. Si quieres probar con el teabagging es importante que la idea te genere morbo y placer para que puedas disfrutarlo realmente, solo así ambos se lo pasarán muy bien.

No olvides, que no tienes que hacerlo
Nada en el sexo debería ser nunca jamás forzado así que, si la idea de tener testículos en la boca no te apetece, ¡no lo hagas! ¡Punto! Hay muchas otras cosas que pueden aplicar para darle un nuevo giro a su vida sexual.

Cuando hablamos de prácticas sexuales, se dice que en la variedad está el gusto y la verdad es que hay tantos gustos y modos como parejas en el mundo,

Aquellas parejas que no temen complacerse con el sexo oral y que se lo pasan bien dando y recibiendo, son las candidatas perfectas para disfrutar de esta práctica de la que quizá nunca hayas oído hablar hasta hoy