Qué es la inseguridad emocional, cómo afecta tu vida y qué puedes hacer al respecto

Empecemos por el concepto de inseguridad emocional:

La inseguridad emocional es una sensación de malestar, nerviosismo o temeridad asociado a multitud de contextos, que puede ser desencadenada por la percepción de que uno mismo es vulnerable, o una sensación de vulnerabilidad e inestabilidad que amenaza la propia autoimagen.

En alguna etapa de la vida todos pasamos por un momento de inseguridad emocional. Por ejemplo en la escuela, cuando el maestro busca algún alumno a quien hacerle una pregunta; cuando estamos compañía de aquella persona que nos gusta; o en el trabajo, cuando somos supervisados por un superior.

Nadie está ajeno a pasar por estas situaciones; incluso quienes tienen alta autoestima o confían en sí mismo, o quienes nos parecen más fuertes y seguros, posiblemente también tengan algún aspecto en su vida en donde dudan, tienen miedo o no saben qué hacer. La inseguridad, en este sentido, es totalmente humana.

Los escenarios son muchos y cada uno cuenta con una única herramienta muy poderosa: la mente, la cual está para encarar cada situación. Somos nosotros los que debemos dominar la situación y no al revés. Cada persona debe reconocer e identificar por sí misma: dónde y cuándo y que le causa dicha inseguridad.

Posibles causas:

La necesidad y búsqueda constante de aprobación

La necesidad constante de aprobación forma un círculo vicioso con la inseguridad emocional, pues a medida que más se busca la aprobación de los demás, más inseguridad se genera. El problema radica en que la aprobación suele producir una sensación de recompensa y alimenta este ciclo: hacemos algo, conseguimos el reconocimiento del otro y eso nos hace sentir bien, pero esa sensación termina y dejamos de sentirnos bien, entonces volvemos a sentirnos inseguros y buscamos hacer otra cosa en espera de que alguien lo vuelva a reconocer , y así el ciclo se reinicia y no se logra salir de ese círculo vicioso.

Un punto importantes es que ese alguien de quien se busca el reconocimiento no suele ser cualquiera, sino alguien por quien buscamos ser queridos. No obstante, como lo mencionamos anteriormente, no solo se vuelve un círculo vicioso del que cuesta salir, sino que se vuelve como adictivo y tiene consecuencias en su vida diaria, pues termina viviendo en función de los demás, incluso haciendo cosas que no le gusta total de conseguir la aprobación del otro y que nada de lo que haga tiene valor si nadie es elogiado.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"