Puntos rojos en la piel, ¿Qué son? Y ¿Qué podemos hacer cuando aparecen?

Cuando posees este tipo de puntitos rojos en el cuerpo, tal vez te hayas preguntado en algún momento a qué se debe su aparición o si son nocivos para tu salud. La realidad es que la gran mayoría de individuos tienen algún tipo de marca en su piel, ya sea espinillas, lunares, estrías, entre otros; algunas de esas marcas son naturales y no tienen ningún problema en cuanto a la salud, pero en ciertos casos, son motivo de preocupación. La aparición de puntos rojos en la piel puede resultar inquietante, pero no hay motivo para inquietarse.

¿Qué son los puntos rojos?

Los ya denominados puntitos rojos (que también son conocidos como los “punto rubí”) suelen presentarse generalmente en la zona del pecho y brazos, según los expertos. Son muy comunes en personas mayores de 40 o 45 años, aunque también pueden aparecer durante la adolescencia. “Es un detalle de envejecimiento cutáneo no relacionado con el sol y que tiene un componente familiar clarísimo”, afirma el doctor Ramón Grimalt, dermatólogo y profesor de esta especialidad en la Universidad de Barcelona.

Hablamos de pequeñas dilataciones capilares debidas a las fallas en el sistema vascular, pueden llegar a estar esparcidos alrededor del cuerpo o bien concentrados en una zona concreta, en ese caso, podrían ser pequeños tumores benignos. El medico detalla “Es algo parecido a lo que ocurre en las piernas con las varices. No obstante, mientras las varices transcurren en paralelo a la superficie de la piel, en este caso la trayectoria es perpendicular y aparecen pequeñas dilataciones redondeadas”.

¿Son lunares?

Es completamente normal que las personas pienses que estos puntitos rojos sean tan solo otro tipo de lunares, pero lo cierto es que no lo son e incluso es muy raro que un lunar sea de ese color. Según demostró la ciencia, esta patología de puntitos se le llama “angioma capilar adquirido, un punto rojo es una dilatación capilar, que entra dentro del capítulo del angioma. Por su parte, el lunar está en la categoría de los tumores benignos o acúmulo de células melanocíticas” y tiene un componente familiar muy importante. Es decir que, si el padre o la madre tienen muchos puntos rojos, es muy probable que los hijos también los hereden cuando alcancen los 40.

“Los lunares pueden mostrarse en cualquier punto de la superficie de la piel, solos o agrupados. Habitualmente son de color marrón. Este color se debe a la melanina, un pigmento de la piel que nos protege de la radiación solar”, agrega. Si hablamos de su tamaño, el dermatólogo Grimalt dice que suelen medir 1 o 2 milímetros, aunque, en algunos casos, podrían ser mayores y alcanzar 5, 6 y hasta 7 milímetros.

¿Qué podemos hacer cuando salen?

Debes tener claro que los puntos rojos no desaparecen solos y, como indica el dermatólogo, por lo general, cada vez salen más. Pese a esto, dichas lesiones no simbolizan un problema de salud, ni están asociados a enfermedades y por lo tanto no requieren tratamiento desde el punto de vista médico. Pero si esta afección supone un problema estético, los puntos rojos se pueden borrar. El facultativo certifica que son muy fáciles de eliminar con un láser denominado Nd-YAG. Otra buena opción es el bisturí eléctrico o electro fulgurador.

El doctor Ramón Grimalt concluye en la investigación que “Quitarlos o no, no va a hacer que aparezcan ni más ni menos, si un médico ha eliminado uno de estos puntos rojos en su totalidad, no vuelve a surgir otro en el mismo lugar”.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"