Príncipe Harry se refugió en el boxeo y terapia para superar la muerte de su madre

El príncipe Enrique reveló que hasta hace algunos años no había sentido el luto de la muerte por su madre. Su hermano le recomendó ponerse en tratamiento.

El príncipe Enrique reveló que asistió a terapia para superar la muerte en un accidente de automóvil de su madre, Diana de Gales, tras haber pasado más de quince años “sin pensar” en ello.

Enrique, de 32 años, detalló al diario británico “Daily Telegraph” cómo antes de cumplir los 30 entró en un periodo de “completo caos” que duró dos años y buscó asesoramiento psicológico para afrontar el duelo.

“Mi modo de lidiar con ello era enterrar la cabeza en la arena. Rechazaba incluso pensar en mi madre, porque ¿En qué iba a ayudar eso? Solamente iba a traer tristeza, no la iba a traer a ella de vuelta”, señaló Enrique.

El príncipe Enrique acudió a terapia por la muerte de Diana de Gales siguiendo la recomendación de su hermano.
La princesa Diana murió en un accidente en París en 1997, con 36 años, cuando su hijo pequeño tenía 12 y el mayor, el príncipe Guillermo, 15.

“Con 20, 25 o 28 años yo era el típico que iba por ahí diciendo ‘la vida es genial’, o ‘la vida está bien’, porque era exactamente así. Entonces, mantuve un par de conversaciones y, de repente, todo ese duelo que no había procesado comenzó a manifestarse”, relató el príncipe.

El hijo de Diana y Carlos de Inglaterra relató cómo su hermano fue quien le recomendó que buscara ayuda para superar la situación: “Necesitas lidiar con esto, no es normal pensar que nada te ha afectado”, le dijo Guillermo, según el relato de Enrique.

Otro de los refugios que buscó el príncipe en esos momentos difíciles fue el boxeo, que le “salvó” cuando tenía 28 años para evitar la agresividad y superar los deseos de “golpear a alguien”.

Tras la terapia y el periodo de reflexión, Enrique asegura que en estos momentos se encuentra en un “buen lugar”.

“Ahora soy capaz de tomar mi trabajo en serio, y también puedo tomarme mi vida privada en serio. Soy capaz de poner sangre, sudor y lágrimas en cosas que realmente marcan la diferencia, en cosas que creo que ayudan a todos los demás”, afirmó.

Diana, princesa de Gales (Sandringham, Inglaterra; 1 de julio de 1961-París, Francia; 31 de agosto de 1997), registrada al nacer como Diana Frances Spencer, fue la primera esposa de Carlos de Gales, príncipe heredero de la Corona británica, con quien tuvo dos hijos, Guillermo y Enrique.

Diana fue objeto del escrutinio mundial y de la atención mediática durante y después de su matrimonio, el cual finalizó el 28 de agosto de 1996. Su vida, obra e inesperada muerte en un accidente de tráfico, acaecida el 31 de agosto de 1997, la convirtieron en un auténtico mito de la cultura británica y en un personaje popular en el mundo

Aunque inicialmente la Familia Real se negó a conceder a Diana un funeral de Estado, las muestras de afecto y dolor por parte del pueblo británico obligaron al Palacio de Buckingham a cambiar de parecer. El protocolo es muy estricto y los funerales con exequias de Estado se reservan para miembros de la Casa Real con rango de majestad, o en su defecto, a gobernantes nacionales relevantes. En el protocolo, también existe un tipo de funeral llamado Funeral Real, reservado a miembros de la Casa Real que tienen rango de Alteza Real, categoría que la princesa tampoco poseía en el momento de su muerte.


Así, y puesto que no existía normativa para una princesa del Reino Unido divorciada y madre del segundo y tercero en la línea de sucesión, hubo que acuñar un nuevo término para rendir honores fúnebres a Diana: «Un entierro único para una persona única». Así lo definió un portavoz de la Familia Real, más de 24 horas después del accidente.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"