Primero tú, luego tu familia, amigos, pareja!

Cuando nos referimos a dependencia emocional podemos estar hablando de relaciones de parejas, relaciones de familia o una relación de amistad. La dependencia emocional se da en diferentes áreas de nuestras vidas, pero en nuestro entorno más próximo, es por ello que lo llamamos dependencia y al llevarlo al campo de los sentimientos se habla de lo emocional. Entonces hablamos de todo aquello a lo que nos apegamos y muchas veces nos hace sufrir, pues creemos tan fielmente que sin esa persona no podríamos vivir.

La persona que es dependiente emocional se encuentra atado al temor constante de perder aquello que para ella signifique su motor o motivación, estos podrían ser una pareja, un hermano, un amigo, el simple hecho de sentirse sin la compañía de ella lo lleva al caos en su vida.

Son muchos los casos de relaciones de parejas o familiares con un alto grado de dependencia, esto al no ser bien manejados por los miembros que conforman la familia o la pareja misma, lleva a una situación muchas veces insostenible pues resulta asfixiante para algunos de los integrantes, muchas veces se siente la necesidad de esa libertad de la otra parte, pero al no saber cómo expresarlo la situación se vuelve un tanto desagradable.

ES IMPORTANTE APLICAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

En este tipo de situaciones la inteligencia emocional juega un papel muy importante para superar la dependencia.
El ser humano en esencia es libre y necesita de su propia autonomía, debe estar preparado para la vida y ser independiente emocionalmente de manera a poder decidir con madurez, cada individuo es único, es diferente, más allá del carácter o la personalidad que pudiera tener, es también racional, y es ahí donde nos enfocamos cuando nos referimos a que la persona debe aplicar la inteligencia emocional para no caer en una dependencia emocional.
Toda persona que se reconoce como única y aprende a amar lo que es y admirarse y valorarse como persona, no buscará nunca depender de alguien emocionalmente, pues al conocerse tal como es y valorarse, sabrá también que es capaz de asumir su vida de manera integral.

¿DEPENDIENTE, LIBRE O FELIZ?


Cuando una persona aprende lo que es el verdadero sentido de la libertad es cuando encuentra su equilibrio y eso influye a llevar a la persona a momentos más intensos de felicidad, cuando la persona aprendió a soltar aquello que no lo construye, es cuando se libera de diversos tipos de ataduras, deja de ser dependiente para entrar en un estado de independencia, es ahí donde la persona descubre que puede estar bien y en paz consigo mismo, ha logrado un equilibrio, se ha encontrado consigo mismo, ha dejado su dependencia emocional.

DEPENDENCIA EMOCIONAL NUNCA MÁS

La autonomía emocional debería ser la característica de todo ser humano, pero esto solo lo logran las personas que han aprendido a madurar sus sentimientos y emociones, esto muchas veces se da a través de las experiencias de la vida, a unos dichas experiencias los eleva y los lleva a un nivel de superación de sí mismos, pero en contra partida existen personas que han sucumbido ante un trance difícil que les tocó pasar, es ahí donde se mide la madurez emocional de las personas. Como hacemos entonces para superar la dependencia emocional, es la interrogante de muchas personas y en la mayoría de los casos de las mujeres.

Partiendo del origen, en esencia toda persona debe luchar por su propia autonomía o independencia emocional como manera de supervivencia. Pero, existen situaciones en que se produce un efecto contrario. Esto podría ser a causa del apego mismo de madres a hijos, en esto podría radicar la tan conocida dependencia emocional, nos han educado y hemos crecido con ese apego que muchas veces lo repetimos a lo largo de nuestras vidas, una vez que logremos soltar ese cordón imaginario que nos une a las personas y nos hace creer que sin ellas no podremos avanzar, es ahí cuando aprenderemos a enfrentar nuestras emociones, nuestros temores y la vida misma.

TODA SITUACION DE DEPENDENCIA A LA LARGA ES ASFIXIANTE


Siendo realistas, toda relación donde se da un alto grado de dependencia emocional a la larga se vuelve asfixiante, pues cada ser humano necesita de esa libertad interior y exterior, ser ella misma, pues eso es gratificante para todo ser humano. La o el dependiente emocional nunca asume la situación, más bien intenta cubrir su dependencia, no afronta su realidad.

SÍNTOMAS A TENER EN CUENTA ANTE UNA SOSPECHA DE DEPENDENCIA EMOCIONAL

Esto pudiera llevar a la persona a un deterioro de la autoestima, cambios bruscos en su estado de ánimo, miedo al cambio, idealización excesiva de otra persona, baja tolerancia a la frustración, bajo concepto de sí misma, incapacidad para poner límites en ciertas relaciones, no viven su vida pues vive pendiente de la vida del otro, se centran de manera desmedida en los demás.

COMO SUPERAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

La mejor manera de superar la dependencia emocional es aprendiendo a conocerte, a darte ese valor como persona, es ahí donde empiezas a liberarte, debes darte la oportunidad de amarte y perdonarte, tal vez te estas acusando de faltas que ni siquiera te corresponden y eso está desencadenado que te ates emocionalmente a cosas o personas que quieren y necesitan vivir libres al igual que tú. Vive tu vida, busca encontrar tu equilibrio, conoce personas nuevas, incluye a los demás a tu mundo pero respeta sus tiempos y sus espacios, comparte, déjate conocer, pero deja conocerte como realmente eres, evoluciona, no imites ni busques en exceso agradar a los demás, solo debes ser tú misma, deja que conozcan tu esencia, ama en libertad y deja que te amen del mismo modo.

No te niegues el derecho de sentirte en plenitud, nadie que viva aprisionado logra alcanzar la felicidad, este es el mejor momento de declararte libre, independiente, de emprender ese vuelo de la vida para el que fuiste preparado, sin nada que te detenga, atrás quedaron las dudas, el temor, la desconfianza, hoy eres alguien renovado, hoy eres realmente tú!


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"