“Yo lo voy a cambiar!” Esta es la peor mentira que nos repetimos.

Todas las personas tomamos decisiones en el presente basadas en nuestro pasado y proyectándolas como un futuro ideal y la elección de pareja no es la excepción. Cuando elegimos a un hombre y caemos en el enamoramiento, reaparecen ideas acerca de cómo soñamos que sería nuestra relación y el tipo de hombre que lo hará realidad.

Existen varios motivos que nos llevan a inadecuadas uniones amorosas, la falta de autoestima, la necesidad de cubrir nuestras carencias a través de otras personas, esto nos lleva a buscar y elegir como pareja a cualquier persona que se acerque a darnos un poco de atención, a veces soportamos hasta maltratos e indiferencias justificándolos de cualquier forma.

La dependencia y la gran cantidad de relaciones tóxicas que existen casi siempre se deben a este tipo de elecciones.

La obsesión por tener pareja, la presión social del famoso “reloj biológico”, el temor a otra conocida frase de “dejar escapar el último tren “nos lleva a tomar decisiones precipitadas. creyendo que lo que estamos viviendo es verdadero y a idealizar a la persona con la que queremos compartir nuestra vida, llenándonos de expectativas de una relación ideal que poco a poco se nos ira desmoronando ya que no la estamos creando sobre bases sólidas.

 

Impide que nos tomemos el tiempo adecuado para pensar y reflexionar si en verdad estamos listas para estar con alguien o si todavía, tenemos un gran camino que recorrer de manera brillante, pero con nosotras mismas.

El enamoramiento o la ansiedad, por estar con alguien provoca muchas veces que veamos cosas que no son, a crearnos falsas ilusiones, puede hacernos tomar decisiones que en otro momento o en otro estado no haríamos, debemos poner un poco de consciencia, ser un poco más reflexivos sobre todo ese movimiento que se genera en nuestro interior, de manera a que podamos elegir de forma consciente al hombre correcto para una relación madura y estable.

El amor es la elección que hacemos de compartir nuestro camino, proyectar nuestra vida en compañía de otra persona, aquí algunos consejos de tipos de hombres de quienes debemos alejarnos si queremos lograr éxito en la elección de quien será nuestro compañero de vida.


– Al que no le agraden a tus amigos y viceversa.

Saldrá con ellos de vez en cuando, pues no verlos sería inevitable, pero hará todo lo posible para demostrarte su desagrado, pondrá malas caras y prestara más atención al celular que a las conversaciones en las que estén participando y cuando los dos estén a solas, hablara mal de ellos.
También puede darse a la inversa y sean tus amigos los que se den cuenta de que no es el hombre para ti, ellos ven muchas situaciones desde otra perspectiva, no tienen la venda del enamoramiento en los ojos y pueden darte una opinión más objetiva, escúchalos, aunque la decisión final es tuya siempre.

El que se transforma cuando está con sus amigos

Su relación será de una forma cuando están solos, y de otra diferente cuando este con sus amigos, como si fuera que cambia de chip, como si fuese otra persona, en estos casos puede llegar a comportarse como un verdadero idiota total de ser el “cool” y de querer aparentar que es un “macho que se respeta”, teniendo actitudes hasta groseras y despectivas para contigo, te hará pensar si esa versión que conoces de el en privado realmente existe, lo único que esperaras es estar a solas y que sea amable de vuelta para probar que no estás loca, y que la versión que tú conoces de él en privado realmente existe, te llenara de dudas acerca de cuál es su verdadera personalidad.

El que te escribe de vez en cuando

Cada cierto tiempo, te despiertas con alguno mensaje suyo, diciendo algo así como “hace tiempo no sé nada de ti” o “te estuve recordando al escuchar tal o cual canción” o miles de otras excusas. Te llenará de emoción y esperanza de ilusión y pensaras tanto en qué tipo de respuesta darle. Pero no importa cuánto cuidado tengas en responder sus mensajes, él siempre desaparecerá nuevamente, y te dejará desesperada, aun cuando haya sido él quien se acercó a ti. Su objetivo es inflar su ego manteniendo tu interés con esas falsas ilusiones. Elimínalo de tus contactos para evitar enviarle mensajes cuando estés ebria y de tus redes sociales para no estar pendiente a él.

El que está en pareja

Pensarás que si te presentas como una alternativa, él la dejará y se quedará contigo. Pero todo lo que el hará será engañarla cuando tenga tiempo y ganas. Harás todo lo posible desde justificar cada una de sus acciones hasta alejarte de tus amigos quienes no estarán de acuerdo con que seas “la otra” y el único que saldrá ileso de esta situación será él. Y más tarde, te avergonzarás de la persona que fuiste entonces.

El que a la hora de la verdad nunca está listo.

El amor consta de varias etapas diferentes y asociadas a la vez. En las etapas iniciales de enamoramiento, es todo color de rosa, predominan los detalles, No hay mucho espacio para dudas, Todo irá perfecto, si al finalizar esa etapa el decide terminar, con la excusa de que no eres tú el problema, sino que él no está “listo” es un acto de cobardía.
Permanecer solo en la etapa “divertida” y querer huir a la hora de empezar a tomar un poco de responsabilidades te da la pauta de que en los malos momentos no estará ahí para ayudarte y que realmente no le vale la pena hacer un esfuerzo por mantenerte cerca.

El que te trata de menos.

Aquel que te trata de tonta, que dice que no sabes hacer nada, que menosprecia tus opiniones y que te critica todo el tiempo, que nos diga que no le gusta la forma en la que nos vestimos o que debemos arreglarnos más, haga hincapié en nuestros defectos físicos o intelectuales, no es alguien que valga la pena tener a lado.
Dañara nuestra autoestima, nos quita confianza, y nos hace sentirnos mal con nosotras mismas en lugar de motivarnos a ser mejores.

El que tiene proyectos diferentes a los nuestros y no está dispuesto a negociar.

No somos iguales, tenemos gustos distintos, intereses y proyectos diferentes y más aun personalidades distintas que en el momento de formar parte de una relación de pareja debemos ponernos a negociar dichas diferencias.
Una relación amorosa Se trata de compartir caminos y no de dejar el nuestro de lado por el otro.
Es importante compartir la visión de un proyecto de vida.
Por ejemplo, si yo quiero tener hijos y el no o si ya los tiene y no desea tener otros, o que quiere dedicar su tiempo a viajar durante meses para explorar el mundo sin importarle su trabajo cuando nosotras no podemos darnos ese lujo porque estamos viviendo algún crecimiento laboral, lo más natural seria llegar a un acuerdo, pero y si a él solo le importan sus intereses y sus proyectos.

¿Donde quedarían los nuestros?

A veces pensamos que la otra persona cambiará y otras somos nosotras las que postergamos nuestros proyectos y sueños por los suyos, debemos pensar realmente si vale la pena, antes de invertir más tiempo y energía en algo que no tiene un buen futuro para nosotras.

Estos consejos te ayudaran a identificar qué tipo de hombres debes evitar si no quieres invertir tu corazón, en una relación que no te dará frutos y solo te provocara malos ratos y te hará perder lo más valioso e irrecuperable que tienes: tu tiempo


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"