Por qué si lo deseo tanto no consigo embarazarme ?

Seguramente has oído la frase que resumiría la realización humana: “tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro”. De todas estas condiciones, tener un hijo es, sin lugar a dudas la más ansiada por la gran mayoría de las parejas que deciden unir sus caminos y forjar un futuro juntos, sobre la certeza de que el amor es la fuente que les permitirá construir y hacer realidad sus sueños. Traer una vida al mundo es uno de los regalos más bellos que nos da la vida y cuando la posibilidad de llegar a concretarlo se complica, comienzan los problemas tanto emocionales, de pareja y también psicológicos. Intentaremos darte algunas respuestas respecto a esta situación.

Desde causas de origen psicológico hasta biológico pueden estar evitando que quedes embarazada.

La infertilidad

Determinar las causas de una infertilidad es realmente muy complejo ya que cabe la posibilidad de que intervengan múltiples elementos que desencadenen una infertilidad. Sin embargo, los especialistas confirman dos causas fundamentales que son las psicológicas y las orgánicas.

Muchos son los factores que entran en juego cuando la presencia de la infertilidad en la pareja se evidencia. Los problemas pueden desencadenar incluso divorcios cuando el dilema no es tratado debidamente y la confianza en la pareja comienza a resquebrajarse. Pues la desesperación comienza a ocupar todos los espacios sin dejar lugar a la posibilidad de pensar en la situación y hace de ello una excusa para permanecer unidos y fortalecer los vínculos.

Todo comienza con los primeros intentos de quedar en cinta. Si hay fallas se recurre al control médico y si los tratamientos puestos en práctica no funcionan, la desesperación entra a tallar en la situación.

La culpa. Es la culpa una visita inesperada en medio de los problemas, principalmente cuando se trata de determinar el origen de la infertilidad, si es del hombre o de la mujer. Los pensamientos negativos son los que se ponen en marcha. Lastimosamente, se desata una sobrecarga de emociones negativas muy intensas que no contribuyen a la resolución del problema.

Es importante por ello que en la pareja prime siempre el diálogo, ese sobre el cual se sostengan a la hora de tener que enfrentar situaciones límite. Es muy importante poder conversarlo, decirse lo que sienten, compartir esa carga de angustia y de dudas que los invaden sin culparse, simplemente buscar la calma y tratar de mantenerla en medio de esa circunstancia difícil que deben afrontar y basados en el afecto mutuo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"