¿Por qué pedir que regrese a quien se fue sin ser echado?

Seguramente en algún momento has escuchado que la gente dice que en el corazón no se manda, la verdad eso es algo muy cierto, incluso tú lo has experimentado en algun momento de tu vida. Esa afirmación es tan cierta como dolorosa.

Si en nuestro corazón no podemos mandar, mucho menos lo haríamos en el corazón ajeno, pero más allá de lo que implica esa constante pelea con nuestro interior tratando de manejar nuestros propios sentimientos, es importante que nos planteemos un objetivo claro, y es aprender a darle prioridad a esa persona a quien deberíamos amar de manera incondicional, que somos nosotros mismos.Tal vez a todos nos haya tocado beber ese trago amargo de querer retener a alguien que no quiso quedarse con nosotros, llorar por una persona a quien poco le importó ver nuestro sufrimiento, ver partir a alguien que en contra de nuestra voluntad simplemente nos dijo adiós y se marchó.

No importa lo que nos haya dicho, los argumentos en este caso hasta pueden estar de más, de cualquier forma, nos guste o no debemos aceptar y respetar esa decisión aunque sea algo doloroso. Debemos aprender a aceptar cuando ya dejamos de ser prioridad en la otra persona.

No significa ser pesimista dejar de intentar cuando los esfuerzos ya son en vano buscando hacer renacer la llama del amor, debemos entender que eso no depende de nosotros sino de la otra persona.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"