Por qué muchas veces es saludable cortar ciertos lazos familiares.

Los lazos familiares se fortalecen mediante el afecto que poseen, la confianza, el respeto, complicidad, apoyo, amistad. Por supuesto, hay muchos otros factores que influyen en esto, tales como la sinceridad, el perdón, y sobre todo, la buena comunicación. Los lazos familiares se derivan de la interacción de un individuo con quienes convive y mantiene vínculos afectivos. La manera en la que actuamos y pensamos proviene de lo inculcado en nuestra familia. Con la inclusión de nuevos miembros a nuestro núcleo, las responsabilidades diarias y la adopción de un nuevo estilo de vida, resulta todo un reto mantener la unión de esos lazos familiares.

El apego familiar también resulta ser un factor determinante en el comportamiento psicológico de todo ser humano. La forma en la que un niño haya establecido los nexos familiares en la infancia, se verá reflejada en su conducta o maneras de relacionarse con su entorno. Si los lazos familiares son sanos y fuertes, siempre serán un punto de apoyo en el futuro. Un niño que ha crecido en un ambiente en el que puede expresarse sin temor y en el que sus emociones son atendidas, tendrá mayor capacidad para desenvolverse con los demás.

Los lazos familiares y la importancia de la comunicación familiar

La frase: la comunicación es la base de toda relación, aunque sea catalogada como un cliché, no es más que una verdad absoluta. Si no existe comunicación, no hay entendimiento. Para lograr lazos familiares sólidos es importante:

1. Entenderse y ayudarse es clave en este proceso, mucho más si en nuestras manos está el bienestar emocional de nuestra familia, de nuestros hijos.

2. Conocer y reconocer son dos de los elementos más esenciales para garantizar una comunicación franca y respetuosa en nuestro núcleo familiar.

3. Cuidar la forma en la que decimos lo que pensamos y sentimos también debe ser especialmente considerada a la hora de dirigirte a tu pareja o a tu pequeño.

4. Aceptar, aun cuando no se comparten las mismas ideas o pensamientos, es vital para que una relación marche bien. Padre y madre juegan el papel más preponderante, pues son el modelo a seguir.

5. Educamos a nuestros hijos con nuestro comportamiento, recuerda que como cabezas de familia somos el ideal nuestro pequeño, él siempre con los ojos prestos para ver tu actuación, tu hijo siempre buscará imitarte.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"