¿Por qué las relaciones se vuelven tóxicas y no reaccionamos?

En el fondo todos tenemos la esperanza de que él o ella pueda cambiar, inclusive cuando todo nos indica que no habrá ninguna mejoría en su comportamiento y esta es una de las razones por la cual nuestra relación podría llegar a ser tóxica.

Llegar a casa es un martirio y el mal humor invade el hogar. Se pasa mal todo el tiempo y la comunicación entre los dos es algo imposible, ni hablar de la contención de uno hacia el otro frente a situaciones difíciles, esta es totalmente nula.

Estar inmersos en una relación en la que todos los días estemos mal, desdichados y molestos, nos desgasta emocionalmente. Si no estamos a gusto con nuestra pareja o la forma en la que estamos viviendo ¿por qué seguimos insistiendo en que todo podría mejorar?

Las razones

Nos explica la psicoterapeuta Francisca Villarroel que, “Existen varios motivos por las cuales nos volvemos ‘adictas’ a este tipo relaciones. Que haya una historia familiar muy parecida, que hago perdurar con mis relaciones de pareja”. Sin embargo, también señala, que tener la autoestima baja influye de manera directa a la acción de “aguantar” una relación nociva. “ Cuando estamos pasando por esta situación se nos vuelve difícil entender que no debemos aceptar todo lo que nos está pasando. Pero nuestros sentimientos nos dicen lo contrario, nos conformamos con nuestra realidad y empezamos a creer que no tenemos derecho a ser felices y mucho menos a crecer como personas”.

María Josefina Honorato, psicóloga y directora del Centro Psicológico Reverie, nos presenta un punto de vista más completo, diciendo: Claramente si calificamos a una relación como ‘tóxica’ o ‘nociva’ es debido a que los elementos negativos sobrepasan a los positivos”. “ Por los general Se suele tirar la culpa al otro, afirmando: ‘es que él es insensible y frío’, ‘él nunca me escucha’, ‘siento que no le importo’ y muchas veces esto es verdad, no obstante en lo que deberíamos pensar es ¿Cuál es la razón más lógica para seguir con alguien así? ¿Por qué lo hago?”. Ella resalta que estas son las preguntas que debemos hacernos y responder con total honestidad y sinceridad.

“Las personas que deciden quedarse en este tipo de relaciones, terminan engañándose a sí mismos diciendo cosas como: ‘él es un padre excelente’, ‘lo hago por mis hijos’ o ‘seguro también se preocupa por mi’. Muchas veces se nos dificulta reaccionar y comprender que si seguimos con una relación así, es porque no nos queremos, ni nos valoramos. Sentimos un temor inmenso a los cambios y a lo desconocido.

Vale aclarar que la violencia no solamente puede ser física, podría decirse que la violencia emocional y psicológica son unas de las peores, donde uno de los integrantes comienza a “morir” por dentro. La consecuencia más trágica es cuando la persona se resigna a perder su libertad de decidir por si misma, de reclamar algo en lo que no está de acuerdo y su derecho a vivir, aquí es donde todos los aspectos de su vida se centran única y exclusivamente en su pareja. Es como desperdiciar todas sus oportunidades de ser feliz, porque permanece en un lugar en el que no se le permite crecer como persona y mucho menos profesionalmente. Todo esto lo expone también Francisca Villarroel.

Según lo explica María Josefina Honorato.“Este es considerado un círculo vicioso que termina con el amor propio, facilitando la entrada a las depresiones y por sobre todo a posibles adicciones o trastornos ya que al no encontrar la felicidad y el bienestar con la persona que amamos, buscamos otras salidas”. La esperanza de que todo mejore, se va acabando, reafirmamos cada vez más ese pensamiento errado de que no somos lo suficientemente “buenas” para merecer una pareja que nos brinde amor y respeto.

Un punto muy importante que ella subraya es que si la persona no tiene un trabajo, se dificulta mucho más que le dé termino a ese tipo de relación o que pueda fijar un nuevo comienzo con su relación actual. Entonces ¿Cómo deberíamos reaccionar? Aunque todas las parejas tengan sus altos y bajos, la relación se vuelve preocupante cuando se forman conflictos internos entre las personas que la conforman, la experta asegura que de esta manera nada funcionará.

El primer paso para desintoxicarnos es replantearnos cual es la manera en la que queremos vivir el amor, así lo propone la directora del Centro Psicológico Reverie. “El problema es que muchas veces esto se tiene muy claro, pero por algún motivo no nos podemos salir de esta relación tan dañina. Debemos ver los verdaderos motivos que nos retienen en esta situación y así tendremos más chance de tomar el camino correcto.



Francisca Villarroel explica: “Igualmente es esencial poner las cartas sobre la mesa, trazar limites, plantear y comunicar las necesidades propias y lo que uno espera de la otra persona, todo esto debe ser desde el inicio de la relación. Esto nos evitara sufrimientos innecesarios y también nos ayudara a no llegar a ningún extremo”. El amor propio es primordial para poder amar a otra persona, el identificar nuestras fortalezas y debilidades también nos permitirá darnos el valor y el lugar que nos merecemos.

Esta es una tarea individual que queda pendiente para lograr alejarnos por completo de personas que podrían transformar nuestra relación ideal en tóxica y evitando al máximo no caer en la dependencia.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"