¿Por qué atraemos el mismo tipo de hombres? ¡Pon atención, esto es enseñanza pura para tus hijos!

Algunas mujeres pasan su vida lamentándose y culpándose de lo infelices que son, han intentado muchas relaciones sin éxito y siguen creyendo que todos los hombres son iguales. Y hay otras mujeres que viven plenamente su relación por haber elegido de manera consciente al hombre que las acompaña.

No importa cuál de las dos mujeres seas, necesitas saber que tu forma de pensar y de actuar respecto a los hombres puede cambiar, pero debes entender el origen de tus elecciones. Solo así podrás enseñarles a tus hijos, si los tienes, a elegir la pareja correcta.

1- Se aprende en la infancia. Cuando somos niños aprendemos de los padres el primer modelo de relacionarse con una pareja. La manera en que tu padre trata a tu madre y viceversa se vuelve un patrón de enseñanza para ti y así te vas formando una idea de cómo deben ser las relaciones. Por ejemplo, si tu padre era caballeroso, amable y respetuoso, es probable que tu pareja actual se comporte igual.
2- Hábitos, inseguridades y miedos. Algunas veces, las malas experiencias que se tienen son el resultado de tener miedo e inseguridad. Obsérvate a ti misma, ¿te has convertido en una persona celosa, posesiva o agresiva? Esto solo se refleja en el comportamiento de tu pareja, que hace exactamente lo contrario a lo que tú buscas. En ocasiones, la falta de amor propio y la baja autoestima hacen que la pareja cambie su comportamiento, así que no solo te fijes en lo que él ha cambiado, sino que debes reflexionar en cómo tú también has modificado tu conducta respecto a él. Por esto las parejas que eliges siempre van a ser iguales, porque tus comportamientos y actitudes son las que no se modifican, con todas las personas haces lo mismo, así que ¿por qué esperarías que fuera diferente?


3- Idealización de las relaciones. Las personas que no tuvieron la oportunidad de vivir son sus padres en la niñez, obtienen el modelo a seguir de las parejas de la televisión, de las revistas y de las personas a su alrededor. Esto hace que les cuesta trabajo pensar racionalmente en elegir a alguien adecuado, porque viven con creencias irreales, tienen idealizada una fantasía y creen que todo va a fluir solo por instinto natural.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"