¿Por qué atraemos el mismo tipo de hombres? ¡Pon atención, esto es enseñanza pura para tus hijos!

Tal vez nunca te has puesto a analizar que todas las personas con las que convives y mantienes relaciones de amistad o de compañerismo, tienen el mismo patrón, como si estuvieran hechas del mismo molde. Esto es más evidente en relaciones amorosas, por más que has intentado mejorar tus relaciones interpersonales, siempre te topas con el mismo tipo de hombre.

Esto te genera un sentimiento de desesperanza al estar repitiendo las mismas experiencias cada vez, lo único que cambias es el modelo. Pero ¿te has preguntado por qué atraes a tu vida el mismo tipo de personas sin ser necesariamente las que te gustaría atraer?, ¿por qué las personas que llegan a tu vida tienen las características que no estás buscando?

Es algo difícil de entender y de explicar, pero no eres tú quien elige a las personas, es tu inconsciente. Las personas que atraemos no son fruto de la casualidad ni de la mala suerte. A lo mejor tú has hecho conciencia de lo que buscas en una pareja ideal, pero el universo no escucha este llamado, sino que hace caso a nuestros programas emocionales inconscientes. Y nosotros no nos damos cuenta.

Estos programas inconscientes están llenos de creencias acerca de nosotros mismos, del mundo y de las relaciones. Han sido formados desde la infancia, donde absorbemos todo lo que pasa a nuestro alrededor, sin prejuicios y sin consciencia, solo absorbiendo información. Así, llegamos a ser adultos ya programados, con un pequeño o nulo margen de elegir de manera consciente.

Esa programación es la que nos lleva a actuar de determinada manera, la que determina nuestra preferencia en cuanto a experiencias amorosas y la responsable de todo lo que experimentamos en ellas, tanto lo bueno, como lo malo.

Pero no pensemos que estamos condenadas a estar siempre así, es todo lo contrario. Así como nos programaron de pequeñas, ahora nosotras tenemos las herramientas para destruir esa programación y construir una nueva, solo hace falta encontrarlas, liberarlas y ponerlas a trabajar. Esto puede lograrse iniciando un proceso terapéutico que nos ayude a entender por qué actuamos de tal forma que siempre terminamos emparejadas con el mismo tipo de hombres.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"