Por qué algunas prefieren ser “la otra”

Ser “la otra” en una relación para algunas mujeres resulta ser hasta fascinante. Tal vez por temor a un compromiso serio, no les agrada el papel de “esposa sumisa”, y no tienen planeado lavar y limpiar el resto de sus vidas y satisfacer 100% a esa pareja.

Estas mujeres se conforman o más bien se sienten conformes con las 3 o 4 horas que les dedica el hombre en cuestión, los regalos y conveniencias que obtienen por un tiempo es suficiente para ellas.

Generalmente este perfil de mujer que desea ser la otra en la mayoría de los casos no persigue el ideal de ser la esposa y se sienten bastante cómodas con ocupar un papel secundario aunque bastante importante porque a fin de cuentas, han logrado conquistar a un hombre casado.

Por eso en esta oportunidad vamos a tomar por estudio un poco la psicología de las mujeres que aceptan mantener una relación con un hombre que ya tiene otra relación, en pro de comprender mejor sus motivaciones, inseguridades, miedos e intereses.

¿Por qué las mujeres andan con un hombre casado?

Existen una variedad de situaciones por las cuales una mujer decide o prefiere ser “la otra”: por decisión propia, por interés económico, por placer de competir, he incluso hay mujeres que lo hacen por venganza pagándole con la misma moneda a su esposo por su infidelidad.

Por decisión propia: son las mujeres que pueden mantener relaciones sin compromisos emocionales, eso es increíble siempre y cuando no te conviertas en la sombra de alguien más.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"