Por esta razón los padrinos son tan importantes en la vida del niño

 

Como se dice comúnmente, los parientes no los elegimos, nos toca lo que nos toca. Pero cuando nos referimos a los padrinos, la historia es distinta, nosotros decidimos integrarlos a nuestra familia, por la importancia que tienen y el aprecio que sentimos hacia esas personas.

Por lo general los padrinos, aunque no sean de nuestro círculo familiar, prácticamente llegan a serlo, ya que de alguna u otra forma han marcado nuestras vidas y tenemos la seguridad de que su figura será igual de importante para nuestros hijos. Son tan importantes como un tío o un abuelo.

No debería ser algo muy complicado elegirlos, ya que en el caso de que los padres llagaran a faltar a los hijos, nos gustaría que los asistan personas que consideramos los cuidarán con el amor de un padre o una madre. Por esa razón principalmente elegimos a personas muy apreciadas y responsables, que darán lo mejor por hacer feliz a nuestros hijos.

El papel que desempeñan los padrinos

 

Primeramente son personas escogidas para bautizar al pequeño, una pareja que no precisamente debe tener un vínculo afectivo entre sí, pero ser capaces de asistir al chico cuando así él lo necesite.

En términos más sencillos los padrinos son como los segundos padres, por ende, tienen la misión de estar dispuestos a ayudar y apoyar nuestros hijos en cada etapa de su vida, principalmente en la de la niñez, luego la adolescencia y también la etapa de la adultez. Por supuesto, lo que el niño vaya aprendiendo con sus padres y padrinos, será lo que determinará en el tipo de adulto que se convertirá.

Para el padrinazgo, a veces nos guiamos por una simple amistad, por cumplir un compromiso o por obligación misma. Muchas personas incluso cometen el error de elegir como padrinos a personas bien acomodadas económicamente, sin saber qué sentimientos tiene hacia el hijo. Hay que estar atento a eso y elegir a seres que se sentirán muy afortunados y elogiados por llevar esa responsabilidad tan importante. Por eso, generalmente elegimos a algún miembro de nuestra familia o también a amigos de hace muchos años, porque con esa elección será difícil errar.

De esta forma puedes identificar al padrino ideal

Por lo general tienen una trayectoria y conducta de personas de bien. Los padrinos ideales, por lo general deben ser personas responsables, educadas, que nos brinden la seguridad de que ante una situación adversa estarán siempre para brindarnos su apoyo, principalmente en los malos momentos, que es donde en realidad conocemos realmente a las personas.

Aquí te dejamos algunas características que generalmente tienen los padrinos ideales:

  • Deben gustarle los niños

Otro punto que juega a favor de ellos, es que deben querer y ser queridos por los niños, teniendo empatía lograrán un mejor relacionamiento con su ahijado. Eso también incluye ganar la confianza, saber escuchar las inquietudes del niño, ya que a medida que vayan creciendo, seguramente querrán discutir con su padrino cosas que no lo harían incluso con sus propios padres. Son cosas sencillas pero que marcan cierta diferencia.

  • Que sea una persona fiel

Asegúrate de que la persona a quien elijas tenga fidelidad con los padres y por sobre todo, con su ahijado. Como mencionamos más arriba, debe ser alguien con quien hayas contado en las buenas y en las malas, y que esa confianza siga intacta para que tu hijo también tenga la seguridad de que así será.

  • Tener valores en común

Por eso, lo recomendable a la hora de elegir a una persona como padrino, es importante que tenga la capacidad de transmitir por medio de enseñanzas o simplemente, que su forma de vivir sirva como ejemplo de vida para el niño, de manera que pueda crecer emocionalmente saludable como lo desean los padres, haciendo llegar al niño a la etapa adulta utilizando el camino del bien.

Puntos a tener en cuenta

 

Es importante que, tanto los padres del niño, como la persona elegida sepan un par de cosas de suma importancia:

  • Ten en cuenta que si eres elegido para el padrino, no significa que tú debas criar al niño en caso de que suceda algo con los padres. No te piden ser el reemplazo de papá y mamá, simplemente tu deber es asistir al niño, brindarle la necesaria ayuda y por supuesto, encargarte de guiarlos siempre por el camino adecuado.
  • En caso de no profesar la religión para recibir el “título” de padrino, no es motivo para alarmarte, de cualquier forma puedes ser un perfecto padrino sin necesidad de ceremonias o firmar papeles. Lo importante es velar por la seguridad y el buen desarrollo del chico, eso te convertirá un padrino ejemplar.

 

Ya lo sabes, a la hora de elegir un padrino para tu hijo guíate por lo que te indique el corazón, él te indicará a quien elegir a la persona ,conveniente para llevar al pequeño por un buen sendero. No importa lo económico, no importa el compromiso o el cumplido con otras personas. Importa la confianza y el aprecio, recuerda que la persona elegida se hará responsable por el niño en muchos aspectos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"