¿Por AMOR se soporta TODO? Al menos estas cosas SÍ

La vida en pareja no es fácil: para estar con alguien, es inevitable hacer concesiones (grandes o pequeñas), transigir en horarios y costumbres, aceptar salidas y entretenimientos, perdonar costumbres que resultan molestas y miles de cosas más.

Pero la pregunta es: ¿esto implica aceptar CUALQUIER COSA? ¿o hay un límite? ¿Hay cosas que jamás deben aceptarse?

Esas “pequeñas” cosas…

“Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”: habrás escuchado ese dicho, que significa que si muchas veces hacemos algo peligroso, finalmente terminará mal.

Así es con las cosas que la mujer soporta por amor: puede hacerlo en silencio, pero le molestan y algunas veces, eso propicia un estallido.

Estas son algunas de ellas:

1 Programas que no le gustan: en la gran mayoría de los casos, el “rey del control remoto” en la casa es el hombre y por ello, normalmente se termina viendo lo que él quiere (normalmente, fútbol y algún tipo de películas). La mayoría de las mujeres lo acepta sin problemas (aunque algunas hacen trampa y miran su celular o su tablet mientras). Con el tiempo, muchas hasta aceptan, por ejemplo, mirar algún partido de fútbol (y hay muchas a las que sí les gusta) pero lo que les cuesta un poco más entender es esa manía por ver partidos de hace 30 o 40 años o un encuentro entre la selección de juveniles de Ruanda y el combinado sub 20 de Tanganika…

2 Ropa por aquí, ropa por allá: una amiga llamaba a su esposo “el caracol”, porque siempre dejaba bien claro por donde había pasado, con las ropas que se iba quitando cuando llegaba a su casa. A muchas mujeres este hecho las supera, pero otras lo soportan por amor.

3 El asunto del baño: sabemos que los hombres son bastante desordenados con este tema. Cuando orinan, la mayoría dejan gotas por todos lados y la gran mayoría, nunca se acuerda de bajar la tapa del inodoro luego de hacer sus necesidades.

4 “La milanesa de mamá”: se dice que “por el estómago entra el amor”, pero no son pocos los casos en los que él, a pesar de que la esposa sea una excelente cocinera, siga prefiriendo la milanesa de mamá (o el arroz con leche, el cocido o lo que sea). Y si piensas que pidiéndole la receta o “el truco” a tu suegra podrás solucionar este problema, debes saber que en la mayoría de los casos eso no funciona y la comida de mamá seguirá siendo la mejor.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"