Personas que dicen malas palabras al conducir tienen un alto coeficiente intelectual, según estudio

De acuerdo a los expertos, decir groserías en el automóvil consigue ser beneficioso para nuestra salud.

Es probable que decir groserías nos hace considerar incultos y merecedores de poca confianza, como intentaron enseñarnos cuando éramos niños. Sin embargo, podría tener algunos beneficios asombrosos, desde hacernos más elocuentes hasta ayudar a calmar el dolor.

Al decir malas palabras, no sólo anunciamos el significado de una expresión, sino también nuestra réplica emocional a ese significado. Del mismo modo nos permite expresar ira, angustia o dolor, o indicar que alguien debe alegarse, sin necesidad de usar la violencia física.

Estudios muestran que decir groserías puede incrementar la efectividad de un mensaje y hacerlo más persuasivo, especialmente cuando se considera una sorpresa positiva.

Un estudio científico, publicado en Business Insider, descubrió algo sorprendente: las personas que dicen groserías y palabras indecentes cuando manejan poseen una gran capacidad intelectual.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"