Me peleé con mi mejor amiga y no sé si perdonarla

Encontrar a alguien con quien crear un vínculo, en donde hay amor, confianza y solidaridad, con quien disfrutas de compartir tu tiempo, a la que le cuentas tus problemas y tus logros es encontrar un tesoro.

La amistad es algo hermoso, existen diferentes tipos de amistades, las de la infancia, las del colegio y la que vamos formando en el transcurso de la vida, unas más profundas, o más antiguas, unas más incondicionales que otras, pero sea cual fuere siempre es doloroso ponerle un fin.

¿Pero … una amistad debe ser para siempre? ¿Hasta qué punto debemos ser incondicionales? existe algún momento en que debemos decir “basta”? y si es así: ¿Hay una forma sana de terminarla? Si no lo sabes, hoy te lo decimos.
Lamentablemente, a veces llega el momento en que esa amistad cambia, y ya sea que el cambio venga de parte del otro o de parte nuestra, trae como consecuencia que la relación empiece a sufrir un desgaste.
Por supuesto, que ponerle un fin a una amistad no resulta nada sencillo y más aún si eres tú “el que termina”, surgen los sentimientos encontrados entre alivio y culpa.

¿Qué motivos pueden provocar que queramos o debamos terminar una amistad?

Basicamente si la relación ya no es buena para nosotros, y sientes que te provoca más malestares que alegría, es el momento para que empieces a plantearte la posibilidad de alejarte de tu amigo


Estos malestares pueden deberse a:

La solidaridad viene solo de parte tuya, incluso se produce un abuso por parte de la otra persona.

Por la convivencia, a veces las circunstancias de la vida te sobrepasan y esto hace que tenga reacciones diferentes a las que tenía cuando se conocieron.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"