Para ellos, Cómo hacer feliz a una mujer.

La sinceridad

La verdad, ante todo. Cuando se falta a la honestidad hasta en las situaciones más simples, algo está funcionando mal en la pareja. Las mujeres podemos ponernos muy mal cuando nos dicen la verdad, pero somos capaces de asumir que eso tiene un valor incalculable. Nos gusta que él siempre acuda a la sinceridad por más difícil que sea la situación y lo que haya que enfrentar después. No importa lo que pase, cuando el amor es genuino, las situaciones adversas lo fortalecen aunque tenga que atravesar por torbellinos. Todo finalmente, en nombre del amor, pasa.

Que el compromiso asumido de no faltar a la verdad no tenga fecha de vencimiento.

El apoyo que nosotras esperamos

Nos pasa a menudo que necesitamos que nos acompañen y nos apoyen, no que solucionen nada por nosotras. Sucede que además de esperar ser escuchadas cuando algo está pasando, necesitamos que estén a nuestro lado. Simbólicamente podemos hablar de ese sostén que nos ayuda a seguir adelante sin permitir que caigamos o nos sintamos solas, aunque ellos no puedan ni deban resolverlo por nosotras, lo que esperamos es que nos hagan sentir que están ahí para abrazarnos.

Que el romance no muera
Nada está seguro cuando la monotonía toma el timón. Lo rutinario termina por desgastar la relación y es un arma contundente y silenciosa que actúa sin que la veamos, pero acaba con todo.

Ellos deben saber que las citas románticas, nunca están demás. Un encuentro solo para los dos cada cierto tiempo, en que ambos se dan la oportunidad de romper con lo trivial, salir del día a día para ponerse guapos y compartir juntos una velada que puede ser increíble y sorprendente. Algo para no olvidar.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"