Palabras de un hombre, que tal vez, no te merece.

No era yo: “como crees amor, eso no es cierto, no era yo, seguro era alguien muy parecido a mí, a ver dime ¿según tu que ropa llevaba puesta?, yo a esa hora estaba con Pancho, mi compañero de trabajo el que te conté el otro día que tenía problemas con algo en la oficina y me pidió ayuda y no pude negarme” o “estaba en una reunión muy importante, si quieres, dale llama a mi jefe el seguro te lo confirmara”, pero como se sienten tan seguros de su mentira, les terminamos creyendo y no lo vamos hacer, es más fácil creer en sus palabras.


Se enojan para hacernos sentir culpables: si con solo preguntarles algo, ya se enojan y se ponen dignos, ¡alerta! ¡Peligro!, sin duda es la mayor prueba de que no te merece, es un mentiroso y manipulador en potencia, utiliza la psicología inversa; con enojarse y hacerse el “digno”, seguro gana cualquier pleito, es más no da cabida ni a la más mínima pelea, ya que de inmediato nos hace sentir culpable y lo peor es que lo logra. Terminamos sintiéndonos tan mal que hasta disculpas les pedimos.

Es una vieja, más intensa….: cuando por error vemos un mensaje de alguien y les hacemos el reclamo, seguramente dirá, “amor por favor, no la conoces, es una vieja fea sin gracia y se mantiene tras mío, súper intensa y hasta fastidiosa, la tengo agregada porque es compañera de trabajo y debemos estar en contacto por cosa laborales, imagínate es la mano derecha de mi jefe, no te preocupes amor como tú no hay nadie más, eres la más hermosa de todas”.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"