Osteoporosis: las señales de esta enfermedad “silenciosa”

Con el correr de los años, muchas dolencias pueden aparecer.

La osteoporosis es una de ellas.

Aunque se la llama “enfermedad silenciosa”, porque no da síntomas, quizás sería más correcto caracterizarla como “excesivamente discreta”, porque puede mostrar algunas señales años antes de aparecer.

Debilidad

La osteoporosis es el tipo más común de enfermedad ósea.

Esta dolencia produce una disminución de la densidad de masa ósea, de manera que los huesos se vuelven más porosos al aumentar el número y el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior. Por eso, se incrementa el riesgo de romperse un hueso.

Se estima que la mitad de todas las mujeres mayores de 50 años tendrá una fractura de cadera, de muñeca o de vértebras (huesos de la columna) durante su vida. La fractura de cadera tiene una especial importancia: es un acontecimiento grave porque requiere intervención quirúrgica y una estadía en el hospital. Además implica para el paciente una pérdida de la calidad de vida, durante un tiempo variable.

En su comienzo, la osteoporosis puede no causar ningún síntoma evidente, pero debilita lentamente los huesos, afectando la estructura interna, haciéndolos esponjosos. En esta etapa, puede diagnosticarse con una radiografía del cuerpo o de la columna vertebral o, más precisamente, con una densidad ósea (DEXA).

Formación y destrucción

El hueso es un tejido vivo, en constante renovación. Al igual que el resto del organismo, está siempre en un proceso dinámico.

En su interior se producen durante toda la vida una gran cantidad de cambios metabólicos, alternando fases de destrucción y formación de hueso. Estas etapas dependen de distintas hormonas, la actividad física, la dieta, los hábitos tóxicos y la vitamina D, entre otros factores.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"