No te rebajes a andar en las sombras: ¿salir con un casado? ¿Para qué?

A veces se dice que “el amor no se elige” y que es más fuerte que cualquier circunstancia.

Puede sonar muy lindo, pero no es necesariamente verdad.

Hay hombres prohibidos.

Y los casados son, sin duda, de esa clase.

Mala elección

El amor no entiende de edad, raza o estatus social, eso es algo muy cierto.

Pero en su misma concepción implica que no tenga nada que con falsedades, mentiras, engaños o traiciones.

Cuando el amor cae sobre un campo prohibido, nada bueno sale de él. Alguien saldrá herido, más tarde o más temprano, por lo que no puede equipararse con pasiones pasajeras.

Si te arriesgas a tener una relación con un hombre casado, te expones a muchos peligros y seguramente algo saldrá mal en algún momento.

Como a veces resulta difícil apreciar las cosas cuando se está en medio de una situación, estas son algunas de las razones por las cuales no te conviene entablar una relación con un hombre casado.

1 Estarás en un amor no exclusivo, compartimentado.

2 La relación nunca pasará a otro nivel, siempre seguirá siendo lo que es ahora.

3 Ante los demás, tu amante hablará de su señora. Nadie te conocerá ni te podrá ver nunca, en ninguna situación. Aceptas eso o nada.

4 Por supuesto, es una relación en la que no puedes pretender ”exclusividad”. Él ya está con su esposa y contigo… ¿qué garantía tienes que no habrá otras compañías? De hecho, no estás en situación de pedirlo.

5 Muchos secretos conocerás, a partir de la confianza que genera el encuentro íntimo. Estos secretos no podrás repetirlo en ningún lado.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"