¿No sueltas el celular? así demostrarías tu infelicidad, según estudio

La revista “Emotion” publicó un reciente estudio que demostraría el nivel de infelicidad que tienen los jóvenes como consecuencia del uso del celular. El autor Jean Twenge, quien pertenece a la Universidad Estatal de San Diego, en Estados Unidos, detalla que esta generación es menos rebelde, son tolerantes y menos felices, y que prácticamente se quedan desarmados para poder enfrentar la realidad que les tocará vivir en la adultez.

Los jóvenes de ahora han sido calificados como “hombres y mujeres súper conectados” con sus celulares, pero no con su alrededor. También se logró realizar una comparación entre aquellos que no abandonan sus dispositivos móviles ni para bañarse, con los que aprovechan el tiempo libre para leer o hacer algún deporte.
El resultado precisó la infelicidad consume más a aquellos que solo tienen al celular como sus “mejores amigos” y evitan tener algún tipo de relaciones sociales o vínculo con actividades. Ojo, Twenge destacó que dejar de usar el dispositivo no garantiza que la persona sea feliz. ¿La razón? quienes se muestran felices pasan menos de una hora con el “cellphone”.

¿Se puede llegar a un equilibrio entre el uso del celular y un alto nivel de felicidad? La respuesta es sí, y la clave para lograrlo está en el uso adecuado del primero para lograr lo segundo.

9 maneras de acabar el vicio de revisar el celular

1. No al ilimitado: elimine su plan de internet ilimitado. Ese que con tanto ahínco se lo vendió el asesor de su operador móvil con el argumento de que lo mejor es tener internet ilimitado para no preocuparse por la cantidad de megas que consume.

Eso puede ser cierto, pero es un arma de doble filo ya que si usted sabe que es ilimitado, estará todo el día metido en internet. En cambio si sabe que tiene una cantidad reducida de megas, será más moderado en su navegación.
2. Elimine apps: aunque suene drástico, una buena idea es borrar de su teléfono las aplicaciones de Facebook, Twitter e Instagram. Si no las tiene instaladas, le dará pereza entrar a la versión web de cada red para revisarlas y mejor, para evitar la fatiga, dejará de revisarlas y punto.

3. No al cargador: ¿Pero qué me dices? ¿Sin cargador? Sí señor. Aunque claramente los cargadores son hoy el objeto de deseo y los que hacen que nos hable ese personaje de la oficina que nos odia y que nunca saluda pero que nos lo pide prestado, no tener ese cablecito puede ser la salvación.

4. Sin notificaciones: Cuando mantiene activas las notificaciones de sus redes sociales e irrumpen en su pantalla, a usted le da piquiña y un afán incontrolable por responder un comentario chistoso de su amigo en Facebook o un tuit en el que fue mencionado.

5. No sea ‘intenso’: Diga no al ‘check in’. Además de que a nadie le importa cada paso que usted dé y puede resultar cansón chequearse en cuanto lugar visite, bien sea en Foursquare o en Facebook, esta práctica es la que más lo esclaviza.

6. Sea anacrónico: ¿Se acuerda de esa hermosa época (2007) cuando usted apenas descubría Facebook y debía esperar a llegar a la casa por la noche para revisarlo? ¿No siente nostalgia de ver que ahora está las 24 horas conectado a esta red?

7. Honre a padre y a madre: “¡El teléfono se hizo para acortar distancias, no para alargarlas!”, reza el clásico dicho de los papás que querían ahorrar en la cuenta de teléfono fijo.

Pues bien, han pasado los años y ahora el dicho se aplica a las ‘eteeernas’ conversaciones en WhatsApp donde nada tiene un final y se puede estar todo un día hablando de todo y nada sin cesar. Hágale caso a sus papás.

8. Santifique las fiestas: Los domingos no se trabaja así que NO revise su correo los fines de semana. ¿En serio debe revisarlo en todo momento? ¿Verdad que no? Entonces, calmado.

9. Hay que leer: La principal razón por la que la gente no suelta el celular es porque necesita un quéhacer en tiempos muertos durante el día, así que resultan cogiendo el celular para revisar redes, jugar ‘CandyCrush’ y demás.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"