No seas resentida, libera tu alma.

En ocasiones, a cauda de situaciones que hemos padecido en nuestras vidas, terminamos lastimados, a veces, sin tener la culpa de las cosas que nos pasaron, esto de a poco nos va lastimando nuestros sentimientos y endureciendo el corazón, causándonos heridas irreparables a veces y aumentando una sensación de rencor que con el correr del tiempo desencadenará en uno de los peores sentimientos que puedes albergar en tu corazón: el resentimiento. Entonces procura no ser resentida y, soltar tu alma.

Hay muchas situaciones injustas que nos lastiman y hieren, esto es innegable, pero recuerda que nadie te prometió que la vida seria justa. Este sentimiento, incluso puede terminar en un odio profundo hacia esa persona que te hizo daño. No permitas que tu alma se contamine de este sentimiento tan venenoso, existen situaciones en las cuales, nos preguntamos ¿Por qué justo a mí?, Aprende que cuando la vida, te tiene algo deparado sucederá sin que puedas hacer nada para evitarlo. Toma estas circunstancias como pruebas para aprender y crecer.

Trabaja tu interior para no vivir con un resentimiento porque de no ser así, el resentimiento a poco te irá destruyendo completamente, alterando tu personalidad, llevándote a aislarte de la gente y convirtiéndote en una persona que siempre estará a la defensiva.

El odio consume tu alma, no permitas que se apodere de ti.

YA NO CULPES DE TODO A LOS DEMÁS

Cuando nos pasa algo malo en la vida, siempre intentamos encontrar culpables, en vez de preocuparnos y enfocarnos en la resolución del conflicto en cuestión. Nos concentramos tanto en los demás que nos olvidamos de que la solución encontrarla nosotras, independientemente a que te hayan hecho daño o no, de aquellos ya se encargará la vida.

Es fundamental, dejar de culpar a los demás por todo lo que nos ocurre, es mejor hacernos cargo de nuestros propios actos y enfocarnos en lo que podemos controlar.

Al trasladar constantemente toda la responsabilidad de un problema dado hacia un tercero, provocaremos un resentimiento tremendo, llegando al punto de encerrarnos en la idea de que, si el otro no hace nada por enmendar su error, ¿por qué nosotras deberíamos hacerlo? Lo que sucede luego ya es historia conocida, este es uno de los motivos por los cuales alejamos a la gente de nuestro lado, incluso perdiendo a personas que consideramos importantes y muy queridas. No te centres en el error de los demás, todos somos humanos y el rencor pesa mas que el cemento, aprende a soltar tu alma.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"