No puedo perdonar

Cada persona tiene una manera muy diferente de percibir, entender o asumir las circunstancias por las que tiene que pasar en su día a día, muchas veces se sienten frustradas cargando con cargas que tal vez ni le corresponden, eso va creando en ellas emociones negativas que la llenan de amargura y rencor, sintiendo desprecio, odio o rabia hacia alguna determinada persona que en algún momento la ofendió o le causó mal. Todo aquello que no logras superar siempre creará en ti emociones negativas que te atan, te sujetan, te limitan, y la única salida es perdonar, y aunque a veces resulte muy difícil hacerlo es lo más recomendable, pues al perdonar te liberas tú.

Lo que quieres lo logras


Es muy simple perdonar cuando comprendes el impacto que podría tener en tu vida esa acción, debes entender que perdonar no es olvidar, sino más bien es aprender a convivir con lo que te han hecho sin sentir ningún malestar, no dejar que influya en ti la accion de la otra persona, debes aprender a perdonar, pues así tú te liberas de la amargura que trae a tu vida la falta de perdonar, deja que la persona que te hizo mal cargue con sus culpas y batalle ella con su consciencia, tú enfócate a seguir delante de la manera más liviana posible, sin ataduras, sin odio, sin rencor, vive tu vida a plenitud, debes volver a darte la oportunidad de amar, de conocer personas nuevas, de volver a equivocarte, de llorar y de reír, pero hazlo ya, recuerda que cada minuto que inviertes en tu vida de manera negativa es irrecuperable. Si aprendes a visualizar lo que te ha sucedido y lo pones en la balanza, sabrás o te darás cuenta que siempre es mejor perdonar, pues al perdonar experimentarás una sensación de libertad emocional muy valiosa para ti, lo que quieres lo logras, así que en primer lugar debes querer perdonar, haz el intento.

Errar es humano, perdonar también


De repente te encuentras en la difícil situación de pasar por la infidelidad de tu pareja, o la traición de un mejor amigo, o una deslealtad en el área laboral, o cualquier otra circunstancia que marcó de manera tan profunda tu vida y que te cuesta asumir, pues el daño provocado vino de parte de personas que pensaste que nunca te faltarían o fallarían, pues te cuento que errar es humano y perdonar también, “el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”, por lo mismo debes aprender a perdonar y continuar, solo que esta vez estarás más alerta a las personas que te rodean, y la larga esa mala experiencia se habrá convertido en un aprendizaje significado, pero para continuar sin dolor, ni desconfianza debes perdonar. También es muy importante que aprendas que en principio no será nada fácil, pues la frustración, la rabia o la tristeza se apoderarán de ti, más tú debes saber qué eres tú quién domina a tus emociones y no ellas a ti. Tal vez en ese periodo de transición por la que estarás pasando encontrarás en tu camino a personas que te sugieran no perdonar, éstas son aquellas personas frustradas que nunca lograron perdonar y viven pendientes de que los demás carguen con ellas su frustración y dolor, aléjate de este tipo de personas.

Primero debes perdonarte a ti mismo


Ocurre en ciertos casos que a raíz de una traición, la persona afectada o la victima de dicha situación busca culparse, tal vez sea por inmadurez, o por una presión psicológica que su agresor ejerce sobre ella, esto la lleva a culparse siempre y eso impide que ella pueda perdonarse. Es muy importante aprender a personarse uno mismo, todos los cambios empiezan en uno, entonces es muy importante que aprendas a perdonarte, ese estado parte de aprender a conocer y reconocer que eres un ser con todo el derecho de equivocarte, pero no de condenarte y menos por actos que tú no cometiste, entonces empieza por mirarte y exteriorizar todo lo mejor de ti, ahí habrás descubierto lo importante, valiosa y maravillosa que eres como persona y por ende mereces perdonarte, hazlo, pues ese es el primer gran paso hacia tu libertad emocional.

Qué es lo que debes dejar de lado en el proceso


Es bueno tener en cuenta que lo que más daño puede hacerte cuando estás enojado con alguien, es guardarle rencor y sentir odio, estos sentimientos a la vez contaminan tu vida y hacen que la amargura se apodere de ti la mayor parte del tiempo, en muchas oportunidades habrás pasado un día entero hablando mal de la persona que te hirió, o habrás sentido rabia por lo que te hizo, entonces dedicas más energía en aumentar ese rencor antes que vivir tu vida, es muy importante que sepas hacer un balance entre lo que te desgasta emocionalmente sin sentido y aquello realmente vale la pena.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"