No puedo dormir.

Varios podrían ser los motivos por los cuales no puedas dormir, en la mayoría de los casos si no es porque te sientas aquejada de una enfermedad, entonces podría ser por ansiedad o por un estado emocional. Es bueno poder hacer un monitoreo personal para poder saber cuál es el origen del porque no estás pudiendo dormir. Muchas veces el estrés o cansancio, tal vez la rutina también son factores detonantes del insomnio. Por eso es muy importante que hagas una evaluación de ti misma para descartar todas las posibilidades y trabajar con la verdadera razón que te está teniendo así.

Existen muchos factores o causales de insomnio

 

Es importante tener en cuenta los factores que serían los detonantes de esta dificultad, apreciar cuando y como se originó, monitorear la alimentación o el cambio en la rutina, también la edad tiene algo de influencia en esto. El insomnio es la dificultad que tiene una persona para conciliar el sueño, y le sucede a la mayoría en algunos casos, pero atención si es muy frecuente o permanente. Es normal pasar por una o dos noches de vigilia pero por alguna causa justificada, pero pasar insomnio frecuente es una situación que debe ponerte en alerta, pues algo no está funcionando bien contigo.

Como controlar los periodos de vigilia o insomnio

La mejor manera de ayuda para conciliar el sueño adecuadamente sería en primer lugar no consumir medicamentos, en la mayoría de los casos o en el peor de los casos las personas se auto medican y consumen medicamentos para dormir, sean estos tranquilizantes, ansiolíticos o aquel medicamento que algún conocido te lo recomendó porque a él le funcionó, error, no caer en eso, es mejor empezar por consumir infusiones o té, sean estos aquellos más conocidos como tila o valeriana, o el que sea más conocido en tu entorno, obvio que esto no tendrá un efecto inmediato, también dependerá de tu metabolismo y estado emocional, crea un hábito, consume un té un rato antes de ir a la cama, recuerda que tu cama está preparada para que tú descanses en ella, así que podrías llevar de compañía un buen libro y aunque no seas amante de la lectura, esto siempre ayuda a relajar la mente y sobre todo distraer, pues muchas veces estás con ese temor a pasar por el insomnio que tú mismo te predispones a eso.

Otro punto muy importante es que cuando estás pasando por esa situación de vigilia constante debes evitar consumir todo aquello que contenga cafeína o alcohol a partir de un horario determinado, por ejemplo no hacerlo durante la tarde, de modo que tu organismo se prepare para descansar y no estar sometido a los efectos de los estimulantes. El tabaco también es un estimulante que puede interferir en el sueño, es bueno que vayas observando que evitar o que disminuir para lograr conciliar el sueño, es muy recomendable tener una rutina de ejercicios en horarios no cercanos al descanso, muchas personas piensan que deben realizar ejercicios poco antes de acostarse, ese es un gran error, buscar actividades que te relajen como leer, ver una película, escuchar alguna música, es importante tener en cuenta que si no concilias el sueño por la noche debes evitar dormir durante el día, hacer una siesta larga es contraproducente.

Dormir, descanso o necesidad

Es muy sabido que dormir es una de las necesidades básicas del ser humano, es hasta vital para la personas esas horas de descanso durmiendo, para poder recuperar todas las energías gastadas durante el día, no pasa nada por estar en vela alguna noche o dormir menos horas por algún evento, el rendimiento de la persona no se verá afectado por eso de manera inmediata, muchos son los factores que afectan nuestra capacidad, la resistencia y la energía. Es recomendable en muchos casos a la par de buscar la solución en métodos caseros, también acudir a un profesional que bien puede direccionar, reencausar, y sugerir opciones válidas para una salida favorable a dicho problema. Recuerda al ir a la cama no empieces a pensar en tu problema, disponte a dormir.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"