No pediré perdón por no estar para nadie; también necesito tiempo para mi

La vida está compuesta de momentos en muchos de ellos sentimos la necesidad de interactuar junto a otras personas y consideramos que esta bien, el compartir amenamente es importante para mantener las relaciones interpersonales, sin embargo, en diversas ocasiones surge el deseo o la necesidad de un tiempo más íntimo y personal pasar un tiempo a solas ya sea para pensar, darse un gusto o simplemente descansar.

Para muchas personas pensar en esta idea les hace sentir mal, no obstante debes comprender que no está mal de vez en cuando darse una desconexión de la jornada rutinaria y lograr dedicar tiempo a la personas más importante , una misma. El pensamiento social nos ha llevado a considerar mal visto cuando una persona logra consentirse y amarse ella misma, esta sociedad nos ha llevado a la idea errónea de que el prójimo esta primero y debes vivir para estar por y para los demás, ser empático, amable así como brindar tu apoyo a quien lo necesite.

Debes mantenerte firme pues las personas cuando observan que uno se distancia para tomar un tiempo a solas suelen tildarte de egoísta, en la modernidad donde todo debe estar conectado y expuesto la sociedad espera que rindas tributo manteniéndote activo y al pendiente del resto jornada completa por mensajes, reacciones, llamadas y visitas, entonces nos preguntamos ¿Cuándo hay tiempo para mí?

Diversos factores diariamente logran consumir nuestro tiempo el trabajo, la familia y los amigos logran tomas tu tiempo y paciencia, simplemente las personas de tu entorno siempre se mantienen exigiéndote que seas más permisivo y menos egoísta, que entregues todo lo que tienes para dar por ellos y siempre te mantengas al pendiente pero con este comportamiento te estas conduciendo a descuidarte a ti mismo llevándote al borde del colapso por no brindarte un respiro y alejarte de todo. Debemos brindarnos la oportunidad de alejarnos de todo ocasionalmente para escucharnos, descubrirnos y conocernos dado que mayormente logramos conocer más a las demás personas que a nosotros mismos lo que nos impide lograr un progreso de nuestras potencialidades.

Y resulta evidente que no le damos la importancia ni atención necesaria al tiempo con uno mismo, nos cohibimos de expresarnos las quejas, las necesidades, los gustos y todas las cosas que surgen por y para mí, pues tomas a los demás como prioridades dejándote en el último reglón donde nunca queda tiempo para hacer nada. Por esta razón se cae en un estado de ánimo cambiante, experimentando estrés por muchas cosas sin razón, sufriendo tendencias al enojo con facilidad y un estado defensivo por todo el peso emocional que se tiene acumulado, además de que esto genera estragos en la salud como dolores de cabeza, enfermedades estomacales, dolores lumbares aparte de estar irritable y cansado, las personas no logran entender que te sucede aunque la mayoría experimenta la misma situación.

Cuando te encuentras al borde de todo y ya no sabes que hacer, necesitas tomar un respiro para desahogar todo lo que te perturba tu paz interior, requieres de un tiempo a solas lejos de todo para compartir junto a tu voz interior las cosas que no te habías dado el tiempo de comprender y conocer por llevar un ritmo de vida acelerado que te llevo al límite de lo tolerable y emocional.

Necesitas estar lejos del mundo, de las personas y los problemas para conocerte mejor y tomar la fuerza para afrontar las adversidades que te coloque la vida, recuerda no es cuestión de egoísmo es brindarte el amor propio que mereces.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"