No escuches a todo aquel que te diga cómo criar a tus hijos

Si has estado embarazada y has tenido a tus hijos, es seguro que toda la gente te dio consejos y opiniones acerca de la crianza de tus hijos. Desde el embarazo empiezan a aconsejarte sobre qué hacer y qué no hacer, pero cuando nace, todo es peor.

Si lo amamantas, te dicen que tu leche no es suficiente, que debes llenarlo con fórmula, cuando la realidad no es así. También te van a decir cómo cargarlo, cómo bañarlo, cómo dormirlo, cómo taparlo, etc. La gente tiene una opinión para todo.

La verdad es que ninguna madre escapa de esto, así que el primer paso es aceptar es que la gente lo hace con la mejor intención, aunque nadie se lo haya pedido, y muchas veces sus consejos se basen en mitos y no en información real y actualizada.

Como madre primeriza valora los consejos de quienes te rodean, pero pon límites. Una cosa es que te den un consejo y otra que te den instrucciones como si fueras incompetente.

La llegada de un hijo significa que, a partir de ese momento, los padres son las personas responsables de garantizar la educación y el bienestar de ese pequeño, teniendo siempre en cuenta el hecho de que nadie debe decirte cómo tienes que educar a tu hijo, porque nadie más que los papás saben lo que el niño necesita.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"