No caigas en la GRAN TRAMPA de buscar llamar la atención constantemente ¡ Es agotador !

Dijo el poeta y dramaturgo T. S. Eliot: “La mayor parte de los problemas del mundo se deben a gente que quiere llamar la atención”.

Quizás sea un poco extrema su afirmación, pero algo tiene de cierto, porque son casos en los que puede verse una gran cantidad de derivaciones, muchas de ellas negativas.

Es una conducta frecuente en muchas mujeres y por diferentes razones.

Ocasional o permanente

En algún momento de su vida y por ciertas circunstancias especiales, muchas mujeres sienten una especial necesidad de atención.

Para otras, en cambio, es una forma habitual de relacionamiento y en ocasiones, puede llegar a afectar negativamente a otras personas.

En ocasiones, esta conducta es síntoma de una infelicidad que está muy en el fondo de su personalidad, un vacío afectivo que intenta llenarse con las atenciones de los demás.

En estos casos, puede derivar en relaciones muy tóxicas.

Relaciones

Todos conocemos a personas que intentan, con mucho énfasis, casi desesperadamente, llamar la atención de los demás. En casos extremos, llegan a desarrollar un desorden de la personalidad.

Sin embargo, a nivel social y laboral no llaman tanto la atención, porque están bien integradas y es nivel personal y de las relaciones, donde su conducta adquiere una especial relevancia, al ser excesivamente emotivas y dramáticas, utilizando frecuentemente la manipulación para conseguir lo que desean.

Este tipo de personalidades presenta perturbaciones en lo emocional, afectivo y motivacional. Este desorden generalmente comienza en la edad temprana adulta e incluye un comportamiento seductor inapropiado y una excesiva necesidad de aprobación.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"