No busques justificaciones: cuando una relación va mal, va mal: ¡claves para no engañarte!

Todos mientras estamos en una relación, en la que de a poco vamos notando que no somos tan felices, en la que se van aumentando los conflictos, nos ponemos a pensar que deberíamos terminar. Para poder terminar, puede ser que se te ocurran las excusas más locas, con el objetivo de no decir la verdad y de no herir a la otra persona. Si sientes que todavía lo amas, está bien, nadie dijo que es fácil olvidar a una persona con la cual compartiste por un tiempo y que fue importante para ti. Sin embargo, puede ser que sientas que ya está llegando el momento, en el que las cosas ya no van a mejorar y piensas que es mejor darle un fin. Sino, corres el riesgo de que las cosas terminen en un conflicto mayor. En cambio, si ambos están de acuerdo con terminar en paz, el proceso es mucho más pacífico y por lo general, cuesta menos superarlo.

Si estás pasando por esta situación, queremos enseñarte cuáles son las justificaciones más comunes que tal vez hayas utilizado en estos momentos y que te aconsejamos no volver a utilizar. Siempre es bueno tener en cuenta que el tener una conversación para terminar una relación, es lo más sano. Depende de los dos, que ésta no se convierta en un trauma mayor. Por eso, todos tenemos que tener cuidado con las palabras que usamos para describir las razones que nos llevan a terminar. Podemos herir sensibilidades y provocar un termino de relación traumático y complicar la relación aún más.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"