“Niños eternos”: cómo detectar (a tiempo) a un hombre inmaduro

En sus relaciones afectivas

Al establecer una relación amorosa con un hombre inmaduro, nos exponemos a estos problemas:

-Son muy demandantes, necesitan mucha atención y permanentes muestras de cariño permanentes. Normalmente siempre encuentran pareja, porque existen mujeres dispuestas a “maternizar” su pareja o, en otros casos, se topan con mujeres que solo quieren relaciones pasajeras.

-Hablan más de sus necesidades que de sus sentimientos.

-Les resulta muy difícil mantener una relación en el tiempo. Esto se explica porque aportan poco en la pareja, ya que se centran en recibir. El tiempo de conquista es su preferido, luego se desencantan con facilidad, como si de un juguete nuevo se tratara.

-Pueden elegir parejas jóvenes, para intentar afirmar lo que sienten interiormente.

-Muchas veces sus relaciones son de tres: él, su pareja y su mamá o su papá, ya que puede llegar a consultar todo antes de hacer lo más mínimo.

-Les encantan los “noviazgos eternos” y no están muy entusiasmados con la idea de formalizar. Postergarán la formación de una familia lo más posible, incluso la convivencia.

¿Pueden cambiar?

Puede decirse que, de alguna manera, estas personas, sea por la razón que sea, han detenido su desarrollo emocional en algún punto. Por lo tanto, sería posible que, dadas las circunstancias adecuadas, pudieran retomar su crecimiento en algún momento.

Esto, por supuesto, no debe ser nada impuesto, sino partir de ellos mismos, para que el proceso se pueda hacer exitosamente. La llegada de una persona con quien entablar una relación madura, suele ser un buen estímulo para lograrlo.

Este cambio, en cierto punto, es una necesidad, porque la situación no puede sostenerse eternamente: los años pasan y aunque la persona quiera protegerse del transcurrir del tiempo, hay circunstancias que lo marcan (enfermedades, muertes, logros ajenos, etc). En esos casos, la persona se encuentra sin nada, con muchas cosas pendientes, parejas inadecuadas o sin pareja. Esto puede vivirse como un daño en la autoestima, aparecer la depresión, ansiedad o angustia.

Como dijimos más arriba, lo fundamental es que la persona reconozca la situación y quiera cambiarla.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"