Momentos inolvidables del amor

En más de una ocasión te habrás preguntado cual fue el momento más importante que viviste estando enamorado, y tus pensamientos te remontaron tal vez a tu niñez, a tu adolescencia o quizás a tu juventud o simplemente a tu presente. Los momentos inolvidables del amor siempre quedan marcados en nuestras vidas, son momentos que nunca olvidamos, podría ser aquel primer beso, o el día en que recibiste tu primer regalo de algún enamorado, el día de tu compromiso o ¡el gran día de tu boda! otros tal vez digan que fue su primera cita a escondidas. ¡Siempre habrá un antes y un después de cada una de esas fabulosas experiencias!

Una experiencia inolvidable


Cuando hablamos de los momentos inolvidables del amor, nos referimos a aquellos que marcaron nuestras vidas de alguna manera, y al escuchar la experiencia de tantas parejas, uno piensa en lo hermoso que es saber que tantas personas han pasado experiencias únicas e inolvidables. Uno va aprendiendo de cada pareja que conoce, de los amigos que nos rodean. Es normal que en consultorio acudan por un problema y al hacer un retroceso en el tiempo para descubrir el origen del problema, se encuentran con eventos que marcaron su vida, que les alegró el alma, y entonces los ves mirarse a los ojos y sonreír por alguna picardía que solo ellos saben, aquellos momentos de amor intenso que uno vivió muchas veces alimenta el presente, y ha sido clave fundamental para ayudar a salvar una relación.

Otros recuerdan episodios vividos que los fortalecen y motivan, recordar lo que alguna vez hicieron por amor los motiva a realizar el mismo esfuerzo por reconquistar cada día a la persona que ama. Es increíble la fuerza del amor y todo lo que esa fuerza puede lograr en una persona. Sabemos que el amor es sufrido y es fuerte, tal vez sea eso lo que haga que nos fortalezca tanto cuando lo vivimos. Una persona que experimentó la dicha de amar y ser amado es una persona muy afortunada.

Momentos inolvidables

La primera cita es aquella que tanto esperaste y por fin se dio, entonces lo planeas en la mente una y otra vez y vas modificando el lugar, el vestuario, la manera de decir las cosas, repasas en tu mente el protocolo, hay personas que hasta se pasaron horas frente a un espejo practicando repetidas veces lo que dirían a su amada en el primer encuentro, la simple idea de que saldrán juntos por vez primera crea un ambiente de total magia, y hasta parece imposible creer lo que está sucediendo, uno se siente como flotando, ese es el efecto del amor elevado a la máxima potencia.

El primer beso, aveces se da en la primera cita, bueno, esto si no lo intentaste antes, pues a veces sucede que el beso lo experimentas antes, no existe una regla para estas cosas, solo suceden. Pero quien experimentó su primer beso en su primera cita sabe que experimentó de una, de dos momentos importantes en su vida, más aun si esa persona es la que compartirá con ella el resto de su vida. No hablamos ni de orden, ni reglas de como irán sucediendo las cosas, solo comentamos las experiencias de algunas personas, tal vez coincida con lo que tú has pasado.

Después de esa larga cita y donde posiblemente recibiste tu primer beso, se repetirán otras salidas, si la relación resulta podrías experimentar con esta persona otros muchos momentos inolvidables de amor, como por ejemplo el día en que te pide que seas su novia oficial y te regala un hermoso anillo para confirmar su amor y el deseo que tiene de que la relación sea más seria.

Cada uno de estos momentos mencionados siempre deja huellas imborrables en las personas. Y el momento culmine es cuando llegas al altar para dar el “si” frente a todos tus amigos y familiares y vas vestida de blanco como lo sueñan las mujeres, ese es un momento muy importante para toda mujer, pues ha llegado a lo que tanto anhelan, entrar a una iglesia vestida de blanco y a lo lejos ver a su príncipe esperado por ella para iniciar una mágica historia de amor juntos, ese es un momento maravilloso e inolvidable.

Tras ese mágico momento experimentarán otros, como las primeras peleas que luego formarán parte de las anécdotas, las escenas de celos que también estarán presente en algún momento y que servirán como parte de la historia de los mejores momentos e irán edificando y fortalecimiento a ambos, como pareja, como personas. Son todas estas vivencias las que harán que cada momento sea intenso y bien recordado.

Aquello que nunca se olvida


“La vida está hecha de momentos” esos son los recuerdos que quedarán grabados en la memoria y en el corazón, son los que atesoramos con mayor intensidad porque forman parte de aquello que nunca podremos olvidar.
Son los recuerdos los que mantienen vivo y motivado a una persona, cuando guardamos recuerdos bellos dentro de nosotros vivimos felices al recordarlos, cuanta satisfacción del ser humano al evocar en su memoria cosas bellas del pasado, historias donde él fue el principal protagonista y saber que los compartió con personas que amó y ama, esa es la verdadera felicidad.

Aunque pase mucho tiempo los recuerdos siguen vivos, y en circunstancias donde una de las personas ya no está, estos recuerdos se vuelven más intensos, cuán sublime es el acto de amar que trasciende en la distancia, en el dolor o en la soledad, en la ausencia o la falta del ser amado.
Que bello poder recordar esos momentos inolvidables del amor, o contarlos como anécdotas a los hijos, a los nietos y cuanta felicidad si aún la podemos narrar a los bisnietos, eso solo lo puede lograr la fuerza del amor, ese amor sin límites, sin tiempo, ese amor que crece a medida que lo exaltamos.

Bendecidos son los que aman y son amados, bendecidos son los que dan amor de manera incondicional, bendecidos son los que con amor tratan a los demás y bendecidos son los que hablan del amor para enseñar, porque el amor se aprende, se siente y luego se experimenta en todas sus facetas.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"