Mensajes que no le debes contestar a un chico

En cuestiones de códigos, el amor puede presentarse de muchas maneras, aunque en esencia, el sentimiento sea siempre el mismo, las formas de expresarlo pueden cambiar los destinos de una relación. Todo depende de cómo se exprese él en sus primeros mensajes para que sepas qué tipo de relación es la que quiere contigo o al menos te dejará a la vista algunas pautas de su personalidad, aquella con la cual puedes sentirte cómoda y saber que estás en buen camino, o por el contrario, es mejor que todo quede allí, pues a veces dos o tres líneas cuentan mucho más de lo que alcanzas a leer.


Hay mensajes y mensajes, pero algunos son los típicos que no recomendamos contestar. Echa un vistazo a estos ejemplos que te dejamos a continuación.

“¿Dónde estás?”


Dependiendo de la hora en que este mensaje pueda llegarte, será lo más recomendable omitirlo. Has salido con tus amigas, un día viernes o incluso sábado, han pasado las horas y ya va siendo tarde cuando de repente te encuentras con un mensaje como este. Piénsalo bien, ¿realmente quieres estar con alguien cuya última opción de la noche eres tú?
Cuando recibes un mensaje así, de tan solo dos palabras pero muy significativas a juzgar por los horarios y por los días, no siempre será porque él está pensando en ti. Probablemente ha pasado la noche desafortunado sin haber conseguido conquistar a alguna chica y al final de las cuentas ha recordado que en su lista de posibilidades también te encuentras tú y ha decidido llamarte, pues prefiere hacerlo a volverse solo a casa.

“Hey”


Puede no significar nada más que un simple toque para saber si estás allí para contestar. Sin embargo, la connotación de “qué onda” o “que haces” no nos remite precisamente a una persona muy interesada en una relación seria o quizás no esté pensando en esmerarse para conquistarte. No parece haber esfuerzo alguno por dar un paso más allá de una eventual salida por casualidad.
Si no estás muy segura, poniendo en la balanza otras actitudes que te demuestren que sí vale la pena intentarlo con esa persona, entonces no contestes los mensajes.

“¿Nos vemos en un rato?”


Es el tipo de mensaje que de buenas a primeras nos entusiasma, pero ¿qué pasará realmente después? Es bueno saber que él está arrojando el anzuelo y está tomando la posta en la decisión de encontrarse contigo. Si el mensaje te llega al final de la tarde de un sábado, confirmarás entonces que evidentemente planea dedicarse a ti esa noche.
En otras circunstancias, el mensaje te llega, pero finalmente no hay un segundo paso inmediato que demuestre su interés verdadero en verte, como por ejemplo una llamada, un audio o una concreción más formal de la cita y todo queda allí, solamente para hacer que lo notes, pero sin intenciones de hacer otros esfuerzos, no sería una buena opción para ti.

“Me la pasé súper bien anoche”


Mensaje directo. Lo que busca el chico con el que has salido es entablar contigo ese ping pong en donde cada comentario que él haga tenga de ti una repercusión de retorno y claramente, positiva. Esperará que tú le respondas algo como “yo también” o “estaba pensando lo mismo que tú”, etc.
Con eso lo que significa es que habrá más citas y en un corto plazo la relación podría funcionar. Pero si para ti la velada no fue lo que esperabas, si él no ha llenado las expectativas, entonces, si respondes, hazlo con más frialdad, no te esmeres en demostrarle que todo está bien si no es así para ti, no le enseñes emociones ni sentimientos que no tienes. Responde de manera más constante, con evasivas o cambia de tema, dale la pauta de que no habrá una segunda cita.

“¿Puedo ir a verte?”


Si es de los mensajes que llegan casi a la madrugada de un fin de semana, es seguro que no va a buscarte para ir a cenar. Es el típico mensaje con denotación sexual. Entonces, si no es el tipo de relación que esperas de él no contestes.

Definitivamente, aunque nos una a ellos un mismo idioma, el lenguaje y las maneras de expresión hacen a los rasgos característicos de las personas. Quizás la manera de decirlo a veces sea lo que no nos convenza de un hombre. A decir de la psicóloga Socorro Díaz: “No es que los hombres sean insensibles, el problema es que no saben cómo mostrar sus sentimientos porque así han sido educados”. Efectivamente, cuando se trata de ingresar al terreno de la conquista muchos hombres terminan alejando a la persona que les gusta en vez de lograr aproximarse a ella, pues dicen y hacen de una manera que a las mujeres nos cuesta entender y ellos no son tan demostrativos como las mujeres.


En esta sociedad en la que vivimos nos han educado de manera distinta, pues, las mujeres podemos ser sentimentales y ellos fueron educados para reprimir lo que sienten. Aunque ya hayan transcurrido los años y las décadas en que esos conceptos estaban fuertemente arraigados, hoy por hoy las raíces de esos pensamientos siguen presentes en nuestro día a día.
Es por ello que un “puedo ir a verte”, “me la pasé bien anoche”, “nos vemos al rato”, si partieran de ti quizás tendrían otro significado y no el que debemos darle si viene de ellos.
Toma nota de estos consejos, cuando lleguen los mensajes del chico que te gusta ya estarás preparada para responder.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"