Mami, cuida de mi infancia, eres la única cosa que tengo

Mami, cuida de mi infancia con todas tus fuerzas porque realmente soy un diamante crudo. Mi crecimiento dependerá de lo que suceda en los primeros años de mi vida – la base de mi vida. Es decir, esas primeras experiencias y lecciones van a definir mi personalidad y, desde entonces, mi vida adulta.

Como puedes ver, todo lo que se refiere a mi infancia es mucho más complejo de lo que muchos adultos creen. Durante ese hermoso período, pero difícil, descubro el mundo. Así, mientras mi cerebro termina de formarse, descubro las emociones.

Pero, fundamentalmente, durante mi infancia voy a aprender mucho sobre el amor. Claro que todo ese desarrollo se basará en lo que esté sucediendo a mi alrededor. Lo que percibo de mis modelos a seguir, mis mayores ejemplos, me marcará como niño y como persona.

Sin duda, el modo en que me tratan va a ser vital para mí en esos momentos. Porque eso dirige mi vida a la salud o a la enfermedad. Por eso, mamá y papá, insisto una vez más.

En verdad, a quien cuide de mí: cuiden mi infancia, yo soy un diamante crudo, que necesita ser pulido para relucir todo su brillo y toda su belleza.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"