Mamá dio a luz estando en coma y 2 años después despierta para despedirse de su bebé

Mientras que sus dos amigas quedaron ilesas, Sharista quedó atrapada en el asiento del pasajero y sufrió daño cerebral.

Leighton nació a las 26 semanas y los médicos de Sharista advirtieron a su familia que nunca se despertaría.
Pero nunca perdieron la esperanza y, cuatro meses después, abrió los ojos.

“No puedo entenderlo, es solo un alivio”, le dijo la madre de Sharista, Anna Moser, en ese momento. “Sé que es un verdadero milagro, es un verdadero milagro”.

Y la familia considera que Leighton, quien acaba de celebrar su tercer cumpleaños en enero, también es un milagro.

Una noticia que entristeció a todos pero que será contada con admiración a la valiente y luchadora joven que fue Sharista Giles.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"