Malos hábitos que todos tenemos y cómo solucionarlos

​Es normal escuchar hoy día que todos dan consejos acerca de cómo llevar un estilo de vida saludable. Las cosas que comúnmente escuchamos son los beneficios de hacer ejercicios de manera diaria, o acerca de llevar siempre una dieta saludable. Pero estos consejos no servirían de mucho si tienes algunos malos hábitos que te cuesta corregir.

Cuando hablamos de hábitos nos referimos principalmente a las conductas que tenemos interiorizadas y las repetimos de manera sistemática, de muchas de ellas ni siquiera somos conscientes. El cerebro no tiene que pensar para ejecutarlas, es algo que sucede sin esfuerzo consciente.

​Existen hábitos que pueden ser buenos y otros que pueden ser malos. Los buenos, ya sean conscientes o inconscientes, son los que nos ayudan a alcanzar de manera más fácil nuestros objetivos, logrando así una mejor calidad de vida. Por otro lado, los malos hábitos son los encargados de perjudicar, normalmente son vicios como fumar, beber en exceso. Sin embargo, también hay otros malos hábitos que pueden no ser perjudiciales, pero sí son considerados malos, más que nada por el hecho de causar cierta molestia.

​De alguna u otra forma tener un mal hábito tampoco significa el fin del mundo, pero sí hay que deshacerse de eso para tener un mejor estilo de vida. Debes tener en cuenta que el cambio tampoco es una tarea muy sencilla, se requiere de disciplina, rigor y mucha paciencia.

​Hábitos que tenemos y qué hacer para eliminarlos

​Éstos son los malos hábitos que normalmente puede tener una persona. A continuación te mostramos qué puedes hacer para eliminarlos:

• Morderse las uñas: Es común ver personas que se muerden las uñas, más aún en situaciones que les produzca cierto nerviosismo como: un partido de fútbol, un exámen, etc. Más allá de que esta sea una reacción automática, producto del estrés o la angustia, hay que tener en cuenta que por tu mano pasan muchas clases bacterias y al morderte las uñas, estarías propagándolos también por tus labios y boca.
Solución: Una solución recomendable y a la vez sencilla, es pintar tus uñas, pero elige siempre un producto con sabor desagradable, de esa manera pensarás dos veces antes de llevar tus uñas a la boca.

• No desayunar: Aunque esto es fundamental que suceda, en muchos casos no se tiene en cuenta el desayuno y aunque tu mamá te reclame eso, prefieres hacer caso omiso. Déjame decirte que el desayuno es la comida más importante del día. Estudios clínicos dicen que la gente que no realiza esta comida no adquiereel nivel de azúcares y proteínas para poder funcionar correctamente. A parte de eso, evitar desayunar hace propicia la formación de grasa abdominal y también produce la pérdida de colágeno.

Solución: La primera opción obviamente es desayunar, pero a veces por el ritmo de vida, se dan situaciones que te impiden sentar en una mesa y consumir algo por las mañanas. Lo que puedes hacer en ese caso es consumir algún licuado luego de media hora de haberte despertado y cuando tengas algo de tiempo debes realizar una pequeña colación, de manera a complementar el desayuno y agregar a tu cuerpo los nutrientes necesarios.

• Comer de manera excesiva: Ver personas que exageran con las comidas es algo que se va volviendo cada vez más común en nuestra sociedad. Generalmente cuando se consume alimentos en exceso, se tiende a ingerir un alto número de carbohidratos malos para el organismo, normalmente encontramos en las comidas chatarras. Este hábito de consumir más de lo que el cuerpo necesita, puede terminar generando en nosotros problemas como obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.
Solución: Fundamentalmente debes cuidar tus porciones de comida. Por más deliciosa que sea debes ser consciente y no ingerir más de lo que tu cuerpo puede aceptar. También es importante que dentro de ese cuidado sepas elegir alimentos nutritivos y equilibres de esa manera tu dieta.

• Bruxismo: Es un hábito que consiste en rechinar los dientes, producto de la ansiedad o el estrés, la gente lo hace normalmente de manera inconsciente, ya que es algo que se produce durante el sueño nocturno. El problema con este hábito es que al hacerlo desgastas tus piezas dentales y aparte de eso, puedes ocasionarte una tendinitis en la mandíbula, dolores de hueso y de cabeza.
Solución: Una buena alternativa para este problema podría ser practicar técnicas de relajación y utilizar placas dentales para evitar la fricción entre los dientes.

• Dormir poco: Este hábito lamentablemente muchas personas lo siguen al pie de la letra, sin saber que lo ideal para un buen descanso es dormir de 7 a 8 horas diariamente, solamente de esa manera recuperarás el desgaste del día. Lo que sucede al no dormir la cantidad de horas necesarias, es la muerte de tus células cerebrales y esto puede producirte problemas de depresión y ansiedad, entre otros posibles trastornos psiquiátricos.
Solución: Lo principal es ser disciplinados a la hora de dormir. Lo ideal es establecer un horario para dormir y también un horario fijo para levantarse, esto hay que hacerlo diariamente y por supuesto respetarlo, no importa si sea fin de semana.

• Enojo extremo: Hoy día vivimos en un mundo tan acelerado, que hace que la gente se estrese el doble y por ende explote ante cualquier problema, sea absurdo o no. Los enojos extremos no buenos en absoluto para la mente, ya que este hábito principalmente afecta a las células cerebrales, logrando disminuir así nuestra capacidad mental.
Solución: Es importante aprender ejercicios de relajación y saber dimensionar las cosas. En la mayoría de las veces hay que contar hasta diez antes de emitir una reacción. Practica ejercicios de manera regular, eso te ayudará a liberar el estrés.

• Beber poca agua: ¿Tomar agua en lugar de una bebida azucarada? Mucha gente rechaza totalmente el consumo de agua, ya que ni si quiera tiene sabor, dando lugar a jugos, refrescos y otras bebidas azucaradas. Lo que no sabes es que el agua, aparte de purificar el organismo, tiene una cantidad de beneficios para el cuerpo, por otro lado las bebidas artificiales favorecen la obesidad, la diabetes y problemas cardiovasculares.
Solución: Consume dos litros de agua diariamente, como sabrás tu cuerpo está compuesto en gran parte por agua y es eso lo que necesita para mantenerse sano y funcionar correctamente. El agua también es buena para la piel.

No es fácil librarte de un mal hábito, pero debes saber que existen muchos de ellos que ponen en riesgo tu salud, así que debes ser valiente y sacarte esos hábitos improductivos ¿te animas al cambio?.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"