Madurez es sentir la falta de esa persona, pero entender que es mejor así

Las personas maduras también sienten falta de quien ya ha salido de sus vidas, pero entienden que es mejor quedarse cada uno en su rincón.

Hay personas que parecen destinadas a quedarse juntas. Hay personas que parecen destinadas a distanciarse. Es triste, parece medio cruel, pero es verdad: desafortunadamente, no siempre el amor es suficiente para que dos personas permanezcan juntas por el resto de la vida.

Nadie puede explicar los sentimientos, aún más aquellos que se relacionan con la pasión amorosa. El hecho es que, de repente, allí se están sintiendo atraídas personas que podrían ya conocerse o incluso nunca haber visto antes. Es química, es sudor, es piel de gallina, voluntad de verse, de conversar, de quedarse juntos. Y de ahí quedan.

Hasta entonces, todo bien, lo duro es cuando pasan las horas, los días, semanas, meses, y comienza lo cotidiano, la rutina, la mismísima cosa todo los días. Y empiezan los problemas que siempre aparecen en la vida de todo el mundo. Inevitablemente, la pasión se enfría, mientras que los choques de realidad aumentan. Lo que era sólo ligereza empieza a pesar. O se afirma el amor, o hay desencuentro.

En realidad, hay personas que se aman, pero no logran quedarse juntas y no sólo en uniones amorosas. Familiares, colegas, en todo tipo de relación, puede haber amor y cariño involucrado, pero imposibilidad de convivencia duradera. Muchas personas tienen a alguien de quien gustan bastante, pero con quienes pelean mucho.

Se dice que el amor todo lo soporta, sin embargo, personas con visiones de mundo muy disonantes, con experiencias y creencias que desprecian demasiado aquello que sus parejas cargan dentro de sí, difícilmente lograrán convivir sin cobrarse demasiado, sin herirse, sin herirse uno al otro. otra. No podrán quedarse juntas, sin anulación, resentimiento, frustración.

Hay personas que son más felices lejos de nosotros y también nosotros somos mejores y más felices,lejos de ellas. En estos casos, tendremos que concientizarnos de que la convivencia nunca será pacífica y tranquila. Que tengamos, pues, la madurez necesaria para entender que sentiremos falta de ciertas personas que ya salieron de nuestras vidas, pero será mejor quedarse cada uno en su rincón.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"