La decisión de ser madre a tiempo completo

Hoy en día la sociedad y porque no decir nosotras mismas nos exige que debemos ser mujeres exitosas, profesionalmente y madres ejemplares.

Una sociedad que exige ambas cosas, pero a la vez emite prejuicios hirientes y etiquetas con tanta ligereza nuestras elecciones como la “mala madre” si decidimos retomar nuestra actividad laboral porque así no nos estaríamos ocupando de nuestros hijos al 100% y como “la haragana”, que no hace “nada” si decidimos quedarnos en casa criándolos, Este es el dilema al que se enfrentan muchas mujeres día tras día.

 

Muchas veces por circunstancias económicas no nos queda otra opción más que salir a trabajar y en otras situaciones donde no tenemos otra opción que dedicarnos a ser amas de casa. Pero si contamos con la posibilidad de elegir la pregunta sería: ¿que es lo que realmente nos haría feliz?

Es una decisión personal entonces, deberíamos hacer oídos sordos a esos paradigmas culturales para elegir lo que a nosotras realmente nos llenaría de satisfacción y felicidad.
En esta ocasión, hablaremos de cuando nuestras aspiraciones no están ligadas al ámbito laboral sino al familiar.
Primero que nada, debemos decir que ser ama de casa una ocupación que implica, la tarea no menor de construir una familia.
Cuando hacen la famosa pregunta: ¿A qué te dedicas? O si no retomaste el trabajo luego de tener tus hijos- debemos confesar que respondemos con cierto temor y vergüenza – “no trabajo, me quedo en casa con los niños”.

Lo primero que los demás piensan es que “hemos renunciado a prosperar profesional y personalmente y que hemos perdido todo lo que hemos hecho lo largo de nuestra vida laboral “

Ser amas de casa, es un trabajo sin descanso, no hay feriados, ni bonos, ni ascensos, ni permisos por enfermedad.
pero no necesitamos todo eso, nuestra elección va por otro lado, trabajamos por la satisfacción de ver la sonrisa de nuestros hijos, de recibir un abrazo de buenas noches, de verlos crecer de cerquita, que es un verdadero privilegio.

Que nos quedemos en casa no significa que no estemos cansadas, llegamos rendidas a la cama por las noches, para nosotras no existen fines de semana, además a pesar de no estar generando dinero debemos también ser buenas administradoras para garantizar un bienestar económico a nuestra familia así que aunque a muchos les cueste aceptar , es una labor igual de digna que salir a trabajar
Ser mamá de tiempo completo, cuando tenemos una carrera, especializaciones, maestrías hasta doctorados, tomar una decisión así nunca es fácil. Pasan años y es inevitable seguir sintiendo que mucha gente inclusive mujeres critican nuestra decisión (nunca le damos el gusto a todos ni tenemos porque hacerlo).
Cocinar, cuidar a los niños, limpiar la casa, ordenar lo que acaban de desordenar, hacer las compras, recogerlos del colegio, cuidarlos para que no se enfermen y cuando están enfermos, implica un trabajo de 24 horas sin descanso.


No debemos desvalorizar todo ese trabajo y si bien es un conlleva un cierto sacrificio lo estamos haciendo porque creemos que la familia es nuestra mejor inversión.

Como conclusión podemos decir que nunca una mujer que por las razones que sean, elige quedarse en casa para atender a sus niños es una mujer que “no trabaja” todo lo contrario es una mujer está invirtiendo en el futuro, en su mejor proyecto de su vida.
No te dejes apabullar cuando te hacen dudar si has tomado la decisión correcta.


Las dudas siempre existirán cualquiera sea tu elección y si elegiste ser mamá a tiempo completo y es lo que realmente te hace feliz, ¡disfrútalo y haz valer tu profesión, una profesión full time empezando por tu lugar de trabajo: tu casa


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"