Lucha y gana la batalla contra los celos, recuerda que el que más sufre es el celoso

3. El diálogo

Hablar siempre es la clave para solucionar las cosas. En lugar de sufrir los celos en silencio, es mucho más positivo hablar con nuestra pareja y exponer de forma clara las situaciones que nos molestan o que nos ponen celosos. De lo que se trata es de buscar soluciones juntos. Si nos enoja mucho que nuestra pareja se fije en otra persona del sexo contrario cuando damos un paseo por el parque o un centro comercial, posiblemente afrontando el problema mediante el diálogo se pondría una solución sencilla.

4. Actividades solos

Hacer actividades de forma separada, con amigos y amigas, puede resultar muy positivo, aunque no lo parezca. A los dos miembros de la pareja les puede ayudar a despejar su mente de cualquier sentimiento negativo, a confiar un poco más en el otro y a disminuir los miedos y los celos. Una vez acabe la salida, se puede comentar lo que se ha hecho, de qué se ha hablado con amigos y amigas, etc. En un principio puede costar un poco, pero la confianza se acabará imponiendo.

5. La autoestima personal

Si los celos se escapan de un control racional, es muy probable que su origen esté en la autoestima. Si creemos que nos falta mucho para ser lo guapos, inteligentes, cultos o buenos que deberíamos o que podríamos ser, tal vez pensemos que nuestra pareja piensa eso mismo.

La base de nuestro pensamiento debe ser que nuestra pareja está con nosotros, porque ya ha elegido. No al compañero o compañera de trabajo que nos origina celos, o a cualquier otra persona. Nos ha elegido a nosotros.

6. Poner freno a los celos

En toda relación romántica puede haber celos. Cuando más se quiere a una persona, es mayor el miedo a perder, y eso es una de las causas de los celos. El secreto estaría en mantener los celos como una parte muy pequeña y no agresiva de nuestros sentimientos.

Cuando sentimos que los celos empiezan a ser del tamaño suficiente como para afectar nuestra vida diaria y nuestra relación, hay que poner freno cuanto antes, con técnicas de relajación, métodos de autoestima, el diálogo con la otra persona, etc.

7. La racionalidad

La persona que es muy celosa tiene tendencia a magnificar los pequeños detalles. Incluso puede perder el control sobre sus pensamientos, imaginando continuamente a su pareja en la situación que ocasiona los celos, pero de forma fantasiosa, sin que ello tenga que ver con la realidad. La respuesta suele ser muy desproporcionada, e incluso injusta.

La solución es que la persona celosa se pregunte si la amenaza que siente es real o imaginaria. Esta diferenciación es el primer paso para evitar los celos.

8. La sinceridad y el “sincericidio”

El diálogo y la facilidad de comunicación con nuestra pareja son muy importantes. Pero también es cierto que no hay por qué contar todo a la otra persona, ni pedir explicaciones por todo. Si hemos tenido una relación anterior traumática y constantemente estamos hablado a nuestra nueva pareja de esa persona anterior, acabaremos por provocar sus celos. No hay que perder el derecho a recordar el pasado, y a tener una vida privada. Y eso no significa perder el respeto a nuestra pareja.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"