Los sí (y los no) en tus redes sociales.

El avance incesante de las redes sociales marca un radical cambio en nuestra manera de relacionarnos con el mundo y con los demás.

Nuestra manera de informarnos, entretenernos y conectarnos con los otros ha cambiado radicalmente, de tal manera que la distinción “on line/ offline” ya es difícil de establecer.

Por ello, es sumamente importante reflexionar acerca de cómo debemos aparecer en Facebook, Twitter, Instagram, etc y quizás fundamentalmente, cómo NO tenemos que hacerlo y qué cosas debemos evitar.

Problemas

El internet y las redes sociales nos permiten tener todo tipo de información, con solo unos clicks: deportes, política, moda, chismes, pasado y presente de los famosos, estudiar, sacar datos para viajar y todo lo que necesites en pocos segundos.

Sin embargo, hay algunos obstáculos y peligros latentes.

¿Cómo no perdernos en la casi infinita información que aparece en nuestras pantallas?

¿Cómo podemos controlar lo que los otros saben de nosotros?

Hay ciertos tips que debes tener en cuenta para evitar estos inconvenientes y aparecer de una manera más adecuada y atractiva en tus redes.

Los sí

Estos son algunos puntos orientativos importantes y que debes tener en cuenta, para que tu presencia en las redes sociales sea adecuada y no te genere inconvenientes.

-Lo primero e imprescindible es que conozcas a tu audiencia, que sepas a quién te diriges. Agregamos gente que es amigo de uno amigo o aceptamos a alguien sin saber mucho de él, cruzamos unas palabras y luego queda allí. ¿Será conveniente seguir teniéndolo entre tus contactos? Quizás no, porque es una salida latente de información hacia gente que realmente no conoces.

-Respeta la opinión de los otros. Es obvio que en este mundo no todos pensamos igual, así que nada positivo genera tener amargos enfrentamientos en las redes. Las críticas despiadadas y desmedidas no conducen a nada, así que evítalo. El respeto es la base fundamental de toda relación humana y este principio debe regir también en las redes.

– En tu perfil, puedes hablar de ti y describir tu vida y tu personalidad, reflejar tus intereses e identidad. No publiques o compartas pensando en los “likes” que puedes obtener, solo hazlo si realmente te representa. Siendo auténtica, el apoyo vendrá por añadidura.

-Muestra verdades y no fantasías. Definirte sobre la base de una falsa figura o posesiones que no tienes, solo te conducirá, más tarde o más temprano, a complicaciones.

– Si estás buscando trabajo, ten en cuenta que los empleadores investigan las redes sociales de los candidatos. Si tu perfil está plagado de fiestas, no será adecuado para ello. Quizás tener un segundo perfil, con un aspecto más serio y orientado a lo que estás buscando, sea más adecuado.

– Tómate unos minutos para aprender sobre la configuración de la red de privacidad de la red social que utilizas. De esta manera, podrás elegir qué contenido puede ver cada grupo de personas que tienes como contacto.

Los no

-No uses tus redes para quejarte del trabajo o ventilar problemas laborales. Aunque manejes perfectamente los ajustes de privacidad de tus comentarios, en algún momento un comentario inapropiado puede llegar a tu jefe, compañeros o subordinados.

– Relacionado con lo anterior, pero extendido a todos los ámbitos de tu vida: evita las “indirectas directas”. Si tienes un problema con alguien, mejor trátalo directamente con esa persona y si es posible, de manera personal.

– Evita el drama, no busques la lástima, no seas de esas personas que comparten cosas tristes y “mala onda”. Las redes sociales no son el lugar adecuado para buscar apoyo, porque nunca sabes exactamente quién puede estar viendo lo que tú posteas.

– No bases tu autoestima en lo que ocurre en tus redes sociales, en la cantidad de amigos virtuales que tengas o en los “like” que consigas tus publicaciones. Eso puede conducirte a una adicción y a peligrososm subibajas emocionales.

– Esta es una noción básica de seguridad, pero nunca está de más recordarlo: no incluyas información específica como dirección, número de teléfono personal, en qué lugar estarás o dónde irás de vacaciones y por cuánto tiempo.

– Ten mucho cuidado con las selfis, muchas personas caen en la adicción y terminan mostrando cosas que es mejor tener en el ámbito personal. Las fotos provocativas son también muy peligrosas, porque pueden dar una imagen equivocada de ti.

Las redes sociales han llegado para quedarse y si bien no podemos prever qué rumbo tomarán en el futuro, es poco probable que tengan un retroceso. Más bien, parece que cada vez más estarán presentes en todos los aspectos de nuestra vida y de una manera más profunda.

Quizás sea algo un poco tonto, pero ten en cuenta que tu perfil es, de alguna manera, como la muralla o el frente de tu casa. Antes de postear una foto o escribir algo en tu red social, piensa si lo harías en esos lugares.

Por ejemplo: ¿pondrías tu selfi en la muralla de tu casa?

Quizás parezca exagerado el ejemplo, pero ten en cuenta que, cada vez más, los límites entre el “mundo real” y el “mundo digital” son muy difusos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"