Los peligros de espiar a tu pareja online.

El increíble desarrollo de internet y la explosiva aparición de las redes sociales han propiciado un cambio, probablemente irreversible, en nuestra forma de informarnos, entretenernos y comunicarnos con los demás.

Por supuesto, ha marcado un profundo cambio en las relaciones de pareja, constituyéndose en un arma de doble filo: te permite generar un estrecho contacto en cualquier momento, pero también propicia las dudas, los celos y la desconfianza.

Los James Bond del amor

Los celos han existido desde siempre, así como los intentos de controlar a la pareja, pero los nuevos medios tecnológicos permiten expresarlos y llevarlos a cabo de una nueva manera.

Ahora cualquiera puede ser una especie de “James Bond”, ya que es posible espiar a cualquier persona con un simple teléfono, en cualquier momento y en cualquier lugar. El stalkeo, que es la acción de espiar a través de internet y redes sociales, se ha transformado en algo cada vez más fácil y común.

En ocasiones, la acción alcanza no solo a la pareja actual, sino también a la ex (o las ex) y hasta las personas que gustan o atraen (aunque a veces no exista un conocimiento personal).

Números

Según un informe de Kaspersky Lab y Toluna, los avances tecnológicos han afectado drásticamente la privacidad y las relaciones amorosas, facilitando el espionaje y el control sobre la pareja. Las redes sociales no son las culpables de estas conductas, solo potencian ciertos aspectos personales.

Estos son algunos datos interesantes del trabajo:

-el 80% de los usuarios afirma que necesita un espacio privado, tanto en internet como en la realidad.

-70% dice que es más importante su relación que su privacidad.

-Más de la mitad de las parejas comparten contraseñas de sus equipos y cuentas de las diferentes redes sociales.

– Una de cada cuatro parejas tiene sus huellas digitales reconocidas en los dispositivos de sus parejas.

– Uno de cada tres usuarios de internet ha espiado a su pareja en línea para ver qué hace y con quién; este número se eleva a casi la mitad cuando las relaciones no son estables.

-Las parejas que no son totalmente felices son las más propensas a pensar que su privacidad está en peligro con un 31%; las parejas felices piensan eso solo en un 15%.

– Un 33% ha discutido con su pareja por haber visto “algo raro” en línea o que no quiso compartir.

– El 76% de los miembros de parejas menos felices quieren mantener en privado algunas de sus actividades. En las parejas felices, esto ocurre en el 54% de los casos.

Problemas

Si bien hay muchas redes sociales y apps de mensajería, el WhatsApp se ha impuesto como referencia, con más de 1.000 millones de personas que lo utilizan diariamente y lo que allí ocurre ejemplifica, en mayor o menor medida, lo que sucede en otras redes y aplicaciones.

La aplicación permite a una persona, por ejemplo, saber en qué momento su pareja la utiliza, cuándo fue su última conexión y si leyó o no un mensaje. Esto potencia las actitudes de las personas celosas, controladoras o desconfiadas.

Millones de parejas han terminado “por culpa” de las redes sociales. Estas parecen apoderarse de nuestra vida diaria, ya que allí publicamos nuestros movimientos y pensamientos, incluso los que son muy íntimos, sobrepasando en ocasiones ciertos límites que afectan nuestra relación con otras personas, especialmente con las que tenemos una relación sentimental.

Estos son algunos errores que se cometen en redes sociales y que definitivamente pueden significar el fin de una relación.

– El juego de los perfiles falsos para espiar a tu pareja puede parecer una idea genial, pero en realidad no lo es. En una relación debe existir confianza y respeto mutuo y si comienzas a hurgar buscando algo indebido, finalmente lo encontrarás… o creerás haberlo encontrado, ya que la mente tiende a encontrar aquello que quiere hallar. Si intentas atrapar a tu pareja en una infidelidad, esta no es la manera más adecuada. Sin dudas, siempre lo mejor es hablar claro con la otra persona y tratar el asunto de una forma madura.

– Las famosas “indirectas” dirigidas a otras personas, especialmente a tu pareja, es la forma más segura de descomponer una relación. Si realmente quieres arreglar un problema, hazlo en privado.

– No interpretes en forma apresurada lo que ves en Facebook u otras redes. Si lees un comentario de alguien que no conoces, dirigido a tu pareja o ves una foto con amigos o en cualquier situación, pueden aflorar pensamientos de desconfianza que no tienen ninguna base real. El simple hecho de no cambiar la “situación sentimental” es un motivo de serio conflicto para muchas parejas (“¿por qué no cambias de ‘soltero’ a ‘en una relación”, es que acaso hay otra persona?”).

Qué hacer

Un estudio publicado por la revista “Cyber Psychology and Behaviour Journal” afirma que, desde 2004, las redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp son “culpables” de más de 80 millones de rupturas de pareja en todo el mundo, lo que demuestra la importancia de su buen uso.

Realmente no parecería tan difícil evitar los errores en las redes sociales, para no dañar nuestras relaciones.

-Respeta el espacio personal de tu pareja, no tienes por qué saberlo todo. Si no tienes confianza ¿qué clases de relación están construyendo?

-No malinterpretes, pregunta antes de opinar sobre algo que te genera desconfianza.

-Finalmente algo sencillo y conocido: no hagas a los demás lo que no quieres para ti mismo.

¿Te gustaría que te espíen?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"